«

»

dic 19 2012

La teología ortodoxa y la mundanizada

 

HISIJIA Y TEOLOGIA CAPITULO  14

 

El término  εκκοσμίκευσι (ekosmikefsi) mundanización, viene del kosmos en el sentido del cosmos- mundo de los pazos.

El término últimamente se utiliza mucho, pero cada uno utiliza este término para acusar alguna expresión teológica que se utiliza por otro con el cual no está de acuerdo. En realidad utiliza este término para exaltar su propia teología, la cual por costumbre la considera auténtica.

Es cierto que el término εκκοσμίκευσι (ekosmikefsi) mundanización, para teología ortodoxa utiliza para calificar le teología occidental, la escolástica y la protestante, la cual se desprendió de la tradición niptica-hisijata de los Padres de la Iglesia, con el resultado de identificarse con la fillosofía, meditación y logicocracia (racionalismo) y con eticismo-moralismo- eticocracia.

Esto por extensión significa cuando algunos teólogos ortodoxos intentan teologizar con las condiciones y lo dado y datos de la teología occidental. Principalmente, en realidad se desprenden de la tradición hisijasta que es el modo ortodoxo de teologizar; entonces viven la εκκοσμίκευσι (ekosmikefsi) mundanización, en toda su profundidad. Por lo tanto los teólogos con influencias y efectos occidentales expresan la teología mundanizada.

Repetidamente he subrayado que la teología de la Iglesia, tal como la expresaron casi todos los santos Padres deificados, particularmente aquí tengo en cuenta a san Dionisio el Aeropagita, san Gregorio el Teólogo, san Gregorio de Nicea, san Simeón el Nuevo Teólogo, san Gregorio Palamás, san Marcos el Amable, san Nicodemo el Ayiorita, hasta los Padres hisijastas de nuestra época y la teología de ellos habla sobre los grados o estadios de la vida espiritual que son catarasis (sanación), iluminación y zéosis. Por eso, el memorable profesor Juan Romanidis, profundo conocedor de la teología patrística, insistía mucho en estos estadios del perfeccionamiento espiritual, que en realidad es la participación progresiva de la Jaris energía increada de Dios, unas veces como catártica (sanadora, purificante, limpiadora), otras como iluminante u otras como deificante o gratificante o perfeccionarte.

Para indicar qué es la teología ortodoxa, quién es el teólogo Ortodoxo y finalmente qué es εκκοσμίκευσι (ekosmikefsi) mundanización, de la teología, os comentaré los puntos básicos de un libro muy determinante sobre la teología ortodoxa y en general de la vida, conducta y ética de la Iglesia. Se trata del libro de san Gregorio de Nicea, con el título: “En la vida de Moisés”.  En una época que domina el desorden y gran confusión teológica, libros como este son muy determinantes y valiosos porque dan sentido nuestra existencia y nos orientan en nuestro camino eclesiástico ortodoxo.

6. Conclusión

Al final de este texto san Gregorio de Nicea vuelve a la principal pregunta sobre ¿qué es la perfección?, escribe: “de la forma elevada del gobierno de la vida el fin o final que seas proclamado familiar de Dios”. Por lo tanto la perfección virtuosa de gobernación de la vida es que el hombre sea reconocido de Dios y convertirse y hacerse amigo de Él. Perfección es que no evitemos el pecado por miedo de castigo, ni hacer el bien para una recompensa, sino que consideremos terrible caer o perder la amistad de Dios y que juzguemos como bueno, bondadoso y deseado el hacernos amigos de Dios.

Un amigo así de Dios fue demostrado Moisés y como amigo de Dios adquirió la gnosis (increada) –conocimiento de Dios y naturalmente se demostró como teólogo verdadero y didáscalos-maestro inconfundible del pueblo de Israel.

El análisis que hace san Gregorio de Nicea a la vida de Moisés muestra claramente que es la teología ortodoxa, quién es el verdadero teólogo y cual es su obra. Extendidamente muestra en qué consiste la teología mundanizada.

Teólogo mundanizado es aquel que no es θεόπτις (zeóptis, diovisionario o el que ha visto la luz increada)) o por lo menos no sigue los santos deificados, sino que mezcla sus meditaciones y fantasías con los dogmas de la Iglesia. Teólogo mundanizado es aquel del cual la teología no es a causa de su catarsis, iluminación y zéosis, sino producto de la meditación y la fantasía, cosa que es una cualidad característica de la teología escolástica. Más allá de la teología de Ον  (on, Ser, existencia), del cual uno participa siguiendo la metodología de la catarsis ortodoxa, tal como se describe en la vida de Moisés, por san Gregorio, existe el engaño, porque el no ser es en realidad inexistente, es adquisición de la fantasía y la meditación.

Cristianos mundanizados son aquellos que no siguen a los teólogos visionarios de la luz de Dios o por lo menos no siguen pastores que aceptan los padres visionarios de Dios y no se orientan hacia la visión divina, sino que siguen a pastores enfermos espiritualmente los cuales están contenidos de una teología escolástica o de una eticología o moralismo protestante o de una teología de sus pazos. Pastores de este tipo conducen a sus hijos espirituales con los aspectos filosóficos, de la ética humanocéntrica o antropocéntrica, de la “psicología” académica y no con los frutos de la experiencia y la enseñanza de los santos visionarios de Dios.

Finalmente creo absolutamente que la εκκοσμίκευσι (ekosmikefsi) mundanización, es desprecio de la tradición niptico-hisijasta, que es la condición indispensable para la vivencia y experiencia de la teología verdadera, la cual es una gnosis (increada)- experiencia existencial de Dios, es decir, la visión de Dios o de la increada luz. Cada teología que se conecta con la meditación y la fantasía y se aleja de la experiencia de los santos, es teología del no ser, de la meditación, la fantasía y los fantasmas, de los sentidos físicos y las cosas sensibles, es una teología enferma. Toda teología que no se ocupa de la manera u modo que uno debe pasar para sanarse de los pazos y llegar a la κοινωνία (kinonía, comunión, unión y conexión) y gnosis de Dios, es mundanizada. Toda teología que se encuentra fuera de lo describe san Gregorio de Nicea, no es eclesiástica. Cada teología que se puede llamar fraseología bella, porque está contenida de bellas palabras y en inteligentes meditaciones, la cual se mueve fuera de los marcos de la tradición hisijasta, es realmente mundanizada-secularizada.

Y una teología mundanizada de este tipo que se basa en análisis meditativos, filosóficos y aún científicos, no conduce a los hombres en la libertad existencial y en la gnosis personal de Dios. Por eso a pesar del aprecio que los hombres cósmicos o mundanizados puedan tener de un tipo de teología así mundanizada, esta es una herida para la vida eclesiástica.

Por Ierozeos Vlajos, Metropolita.

 

Traducido por xX.jJ

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies