«

»

may 24 2013

Enseñanzas Patrísticas de Yérontas Contemporáneos

 

269245_582160475131459_1198523890_n

 

En la vida espiritual no hay una receta, un canon, una ley. Cada psique tiene su propia singularidad, atributo y receptividad. No queramos poner todo el mundo en el mismo molde. (Yérontas Paísios).

¡Si viene la divina Jaris (gracia, energía increada), todos y todo cambia, pero mira por donde para que venga hace falta primero que nos convirtamos en humildes!. Yérontas Porfirios.

Sin tener sana y limpia nuestra psique, no tenemos ningún beneficio de la Divina Comunión o Efjaristía. Por eso no dudéis y tengáis vergüenza en confesaros. Hagas lo que hagas, aunque sea el mayor pecado, el guía espiritual con la estola tiene el poder de Cristo y los Apóstoles para perdonar tus pecados. (Yérontas Jacobo Tsalikis)

La agapi (amor, energía increada) de Dios supera la lógica de los hombres. La agapi no entra en moldes. La agapi está por encima de la lógica, la razón. Así es también la agapi de Dios, supera la lógica de los humanos. Por esta razón no podemos juzgar con criterios lógicos los hombres que aman a Dios. Por esta razón los santos se movían con una lógica propia de ellos, la Superlógica o lógica suprema. (Yérontas Atanasio, Limasol Chipre).

La lucha del deseo que nos quieran: Para que nos hagamos humildes, debemos luchar contra el deseo que nos quieran, que nos amen y nos acepten. Cuando queremos que nos amen manifestamos nuestra enferma agapi que tenemos para nosotros mismos, nuestro egocentrismo. He aquí lo que nos aconseja el Yérontas Paísios: «Orar y amar. Amar a Dios y a los hombres. ¿No ves aquí lo que hace la agapi de Cristo? No preguntes en tu interior  “¿me quieren, me aman los demás?”. Si tú primero los amas, ellos también te aman lo mismo. El hombre que tiene gran egotismo, quiere ser el centro te atención de todos. También es celoso cuando los que quiere que le amen, aman otros. El hombre muchas veces no lo entiende, pero actúa con mucho egoísmo y se queda atrapado por el maligno. Pero al principio el maligno voluntariamente retrocede. El hombre saludable espiritualmente no busca ni anhela la agapi de los demás, ni el interés de ellos para él, por lo tanto tampoco sufre cuando los demás están indiferentes para él o aún cuando de alguna manera le agravian. Yérontas Sabas el Aghiorita.

La felicidad en el matrimonio en realidad existe, pero requiere una condición: que los cónyuges hayan adquirido fortuna espiritual, amando a Cristo Dios, aplicando y cumpliendo Sus mandamientos. Así llegarán a amarse verdaderamente entre ellos y serán felices.

Yéronta: ¿Porqué se separan los matrimonios?

- Los hombres, hijo mío, se separan por la filidonía (hedonismo) y sus egoísmos. De nada más. Todas las demás razones las inventan después para justificarse a sí mismos. Yérontas Porfirios

Una manera existe para no tener problemas con nuestros hijos: la santidad o divinización. Haceos primero vosotros los padres santos o divinos y no tendréis ningún problema con los hijos.

Cuando te pones al lugar del otro, las cosas cambian.

Evitar hablar sobre la virtud en muchos, porque parecerás idiota en los tontos- lo semejante se alegra con lo semejante. Άγιος Αντώνιος

El cristiano se salva solamente con la aplicación práctica de los mandamientos de Cristo Dios y no por la ocupación teórica e intelectual sobre lo divino.

Tenemos la tendencia de justificar nuestros pecados y condenar las debilidades de los demás.

Aquel que se ocupa sólo para esta vida y es indiferente para la otra, es un listo del momento y tonto de la eternidad.

Los que tienen agapi-amor mundano se pelean quién arrebatará más amor para sí mismo. Pero los que tienen la espiritual, la agapi cara, pelean quién más va a dar al otro. Aman sin pensar si los demás les aman, ni piden que los demás los amen. Siempre quieren dar y entregarse, sin querer que les den y se entreguen los demás a ellos.

En el trono de tu corazón solamente puede sentar… tú mismo o Cristo Dios. Nunca los dos juntos.

No hay hombre que el Dios le haya abandonado. Sólo existen hombres que han abandonado a Dios.

Si alguien no te gusta, piensa que ves a Cristo Dios. Entonces no te atreverás ni pensarás decir una palabra o un juicio contra él.

Muchos hombres lo tienen todo, pero están tristes, porque les falta Cristo Dios.

Tragedia no es el problema que pasas en este momento de tu vida.

La tragedia es que no te encuentres en “la Cena del Señor”, en la Realeza increada de Dios.

Que te confieses regularmente y bien, porque aunque fueres Patriarca, si no te confiesas no te sanas ni te salvas.

El Dios hizo todas las cosas que dependan de la Fe. Así el que tiene Fe lo tiene todo, el que no tiene Fe no tiene nada.

En la vida espiritual uno no tiene como prototipo o modelo los mundanos sino los Santos.

Como cristianos ortodoxos no debemos influenciarnos del mundo, sino nosotros influenciar al mundo.

Jesús vino a la tierra para hablar a los hombres sobre Dios. Ahora se encuentra en los cielos hablando a Dios sobre los hombres.

Tu cruz no es algo que no lo llevan los demás. Lo llevas Tú.

El Dios nunca cuenta cuántas obras divinas hemos hecho. Sólo mira la nuestra intención y disposición interior y acepta las praxis, los actos, o los rechaza.

Al hombre tienes que conocerlo para amarlo y a Dios tienes que amarlo para conocerlo.

Hemos nacido de milagro, vivimos dentro de un milagro, nuestra existencia es un gran y multilateral milagro y lo único que no creemos es el milagro.

Donde falta la oración… domina el “yo”.

Muchas veces el pecado de juzgar o condenar al prójimo es más pesado que el defecto o la mala conducta que juzgamos.

Todos podemos convertirnos en Santos, porque todos llevamos la cruz. Basta que caminemos detrás de Cristo Dios.

Muchos hombres discuten sobre la religión, escriben y luchan sobre ella, están preparados hasta morir gracias a ella. Hacen de todo por ella, menos… vivir de acuerdo con ella.

El Pilato quedó en la historia como persona trágica, porque no se hizo amigo de Cristo ni enemigo. Simplemente era un observador. ¿A caso nosotros hoy hacemos lo mismo, permanecemos como simples espectadores?

El Cristo Dios no nos quiere como simples espectadores o seguidores, sino como luchadores por nuestra fe y discípulos suyos.

En una mesa de comer donde empieza y termina con oración, los bienes no faltarán nunca.

Algunos tienen a Dios como un paraguas, se acuerdan de él cuando llueve y se olvidan de él cuando el tiempo es bueno.

¡Lo que quise guardarlo egoístamente en mis manos lo he perdido!

Lo que he puesto en manos de Dios lo mantengo en mi posesión.

Donde hay fe allí agapi

Donde hay agapi allí paz

Donde hay paz allí bendición

Donde hay bendición allí el Dios

Donde está el Dios allí no hay ninguna necesidad

Donde está el Dios allí todo funciona muy bien.

EL VIAJE DE NUESTRA VIDA
Capitán: JESÚS CRISTO
Barco: LA IGLESIA
Tripulación: LOS SANTOS
Pasajeros: TODOS NOSOTROS
¡BUEN VIAJE! ΚΑΛΟ ΤΑΞΙΔΙ!

 

Traducido por: xX.jJ

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies