«

»

oct 26 2013

Ecumenismo – La herejía universal

El ecumenismo es παναίρεση panherejía  (herejía universal)

 

oikoumenismos_856

 

Los santos Padres de los tres primeros siglos en general…

Queridos cristianos míos, no tengo tiempo suficiente para deciros muchas características sobre los Padres de los primeros tres siglos. Os diré sólo dos o tres y os ruego que pongan mucha atención.

En principio, cristianos míos, en los tres primeros siglos, nuestros hermanos cristianos eran perseguidos. Son años de persecuciones. Ríos de sangre de los héroes de nuestra fe. Los primeros años demostraron que la prenda de nuestra Iglesia está rojísima (de sangre), como dice un tropario: “nuestra Iglesia está adornada de púrpura y de lino fino”. Pero a pesar de las horribles persecuciones, la Iglesia nunca tuvo miedo, sino que reunía a sus hijos en un lugar secreto, muchas veces bajo de la tierra (las catacumbas) y todos juntos celebraban el culto a Cristo Dios. Y no sólo esto, también psalmodiaban, en otro kerigma anterior hemos visto los himnos que cantaban los cristianos de los tres primeros siglos.

 (b) Pero estos cristianos no sólo desarrollaron el culto, sino también la enseñanza teológica. Es decir, el motivo para el desarrollo de la teología de los tres primeros siglos ha sido la aparición de las herejías. Las herejías en estos años provenían de tres corrientes. Una corriente era el Judaísmo, que no reconocía a Jesús Cristo como Mesías. Otra corriente venía de la filosofía helénica. Los seguidores de esta corriente buscaban mezclar conceptos filosóficos de los antiguos Griegos con la enseñanza cristiana. Y la tercera corriente que trajo las herejías fue de las religiones orientales.

Los Santos Padres de los tres primeros siglos, con la sabiduría de Dios que tenían en abundancia, y con muchas luchas, afrontaron estas tres corrientes heréticas para mantener nuestra fe pura, sin manchas, ni influenciada. Nuestra fe, hermanos míos, no acepta ninguna, pero ninguna, mezcla de la enseñanza de Cristo y de los santos Apóstoles con otra enseñanza. Por supuesto que los Santos Padres de los tres primeros siglos y después de ellos los siguientes, tomaron de la filosofía helénica y utilizaron solamente la expresión o la terminología, como prenda, con la que vestían su kerigma y su teología. Pero ideas y conceptos distintos, ajenos de la enseñanza de Cristo, la Iglesia los ha rechazado ya desde los tres primeros siglos. Porque nuestra fe es como el ojo. ¿Acepta el ojo un pelo en su interior? ¡No! Así también los Santos Padres de los primeros tres siglos, e imitando a ellos los posteriores Santos Padres. Lucharon mucho y fueron guardianes para que no se introdujera en nuestra fe alguna enseñanza extranjera, ni la más mínima.

Cristianos míos, cuando os hablo sobre el “Ecumenismo”, es esto que hemos dicho antes. “Ecumenismo” significa que junto con nuestra fe poner también el Judaísmo, el Papismo, las religiones orientales y la filosofía de los antiguos, y hacer una ensalada o aleación, para supuestamente abrazar a todo el mundo. Decidme, por favor: ¿es o no es «παναίρεση (panéresi) panherejía o herejía universal» esto? Cristianos míos, los santos Padres de los tres primeros siglos, aunque fueran amenazados por la navaja del Cesar, y combatiendo con mil y una dificultades, lucharon para mantener la fe limpia y así nos la entregaron. Sería vergonzoso y una gran traición para nosotros alterar nuestra fe con sofismas y charlatanerías del “ecumenismo”. Hemos nacido Ortodoxos, hemos bebido leche ortodoxa y moriremos, sí, moriremos Ortodoxos. Muchas veces os hablo sobre el ecumenismo, porque es necesario que hoy lo hagamos nosotros los Obispos y los predicadores del divino logos, porque peligramos de esta obra satánica más que nunca hoy.  El ecumenismo actual en aquellos tres primeros siglos se llamaba “sincretismo”. Los que hoy apoyan el ecumenismo, sobre todo algunos de ellos con hábitos (patriarcas, obispos, clérigos, curas) estos que lean las luchas de los Padres de los tres primeros siglos contra el ecumenismos de su época, es decir, el sincretismo.

wolf10

 

(c) En el período de los tres primeros siglos de nuestra fe tenemos también los santos Apologetas. Es esto, queridos cristianos, lo que os decía antes. Como nuestra fe estaba perseguida y muchos querían presentar las enseñanzas de los filósofos Helenos equivalentes o superiores que las enseñanzas de los Profetas y los Apóstoles, aparecieron los Apologetas. Ellos escribieron grandes textos magníficos y con estos demostraban la grandeza de la enseñanza de Cristo; y que la mente y el nus filosófico no pueden alcanzar sobre la enseñanza de inspiración divina de los Profetas y los Apóstoles. Finalmente de todos los admirables Padres de los tres primeros siglos, expresamos nuestra admiración a la forma y la teología de san Ignacio el teóforo (portador de Dios), quien con todo lo que escribe, expresa el calor de su corazón por la agapi a Cristo y su fuerte anhelo para la Divina Comunión del Cuerpo y la Sangre de Cristo. Este Padre nos dice amar amorosamente a Cristo (Cristo es mi eros, dice), el corazón que no tenga nada mundano, nada material, y aún que anhelemos vitalmente a Cristo y testimoniar con martirio si hace falta para Él. Todo esto, cristianos míos, lo conseguiremos si tenemos fe correcta y hacemos oídos sordos a las “herejías”. Sí, san Ignacio y todos los santos Padres de nuestra Iglesia: “No hacemos oídos sordos” a las herejías, tal y como nos decís, las anatematizamos;  y las maldecimos, como nos ha dicho otro gran Padre, san Cosme de Etolia, especialmente amado por nosotros los helenos: “Al papa tenéis que maldecir”, nos decía. Como discípulos de los Santos Padres maldecimos al Papa y al Ecumenismo. Porque, como Cristianos Ortodoxos conocemos que “el Papismo es herejía y el Ecumenismo παναίρεση (paneresi) pan-herejía o herejía universal, la más grande, la más peligrosa y la peor de todos los tiempos.

Con muchas bendiciones, Jeremías

Metropolita de Górtinos y Megalúpolis

Dimitsana-Megalúpolis, Domingo 20 de Octubre 2013

Traductor: xX.jJ

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*