Apocrifismo o ocultismo y falsoreligionismo

Los últimos años dentro del espacio tradicional de la magia y las religiones orientales, brotaron muchos grupos pseudoreligiosos o sectas y florecieron principalmente en sociedades desarrolladas tecnológicamente. Estas se presentan con el manto filosófico y proponen unos ejercicios, unas técnicas, unas celebraciones e iniciaciones, sosteniendo que el hombre se puede redimir, salvar y librarse con sus propios esfuerzos de la inseguridad, la ansiedad, la angustia y hacerse Dios, falta que conciencie y valorice las fuerzas que tiene en su interior. Proponen la autodeificación, que exactamente es  lo que propuso también el diablo a los primer creados. Esta trampa es muy seductiva, porque el hombre, según san Basilio, siendo creación de Dios recibió la orden de hacerse dios. En este, pues, bendito deseo, anhelo para la zéosis (deificación o glorificación), el diablo mediante la falsa religión y el apocrifismo rechaza la zéosis, deificación. Y su mentira convence porque toca una cuerda fina verdadera del interior del hombre.

En nuestra época lamentamos muchas víctimas de este engaño demoníaco. El hombre actual está sediento por la verdad, pero no dispone de paciencia ni humildad para conquistar la jaris (gracia), la energía increada de Dios. Por eso fácilmente uno resbala en el engaño que halaga el egoísmo y le promete continua y rápida introducción en experiencias impresionantes. Estas experiencias ciertamente actúan como psiconarcóticos que conducen a la catástrofe.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*