«

»

Ago 15 2021

II EPÍSTOLA A TIMOTEO

EL NUEVO TESTAMENTO ORTODOXO

Traducido por Χρῆστος Χρυσούλας (Jristos Jrisulas) www.logosortodoxo.com, heleno-griego nativo, me he instruido en la lengua del Nuevo Testamento y la Santa Parádosi-Tradición (katharévousa), la que actualmente se habla en el pueblo fiel heleno-ortodoxo.

 

II EPÍSTOLA A TIMOTEO ΠΡΟΣ ΤΙΜΟΘΕΟΝ Β΄ ΕΠΙΣΤΟΛΗ ΠΑΥΛΟΥ

Se sugiere leer https://www.logosortodoxo.com/alfa%cf%89mega-gran-lexico-ortodoxo/

 

Capítulo 1: Saludos y encomio a Timoteo, súplica a Dios, 1-5. Exhortación a Timoteo a luchar con espíritu de heroísmo, 6-18.

 

Saludos y encomio a Timoteo, súplica a Dios, 1:1-5.

1:1. Pablo, apóstol de Jesús Cristo por voluntad de Dios para anunciar la promesa de la vida que se adquiere y tenemos en Jesús Cristo,

  1. a Timoteo, mi hijo querido: Te deseo la χάρις jaris-gracia energía increada, la misericordia y la paz de Dios Padre y de nuestro Señor Jesús Cristo.
  2. Doy gracias a Dios, a quien sirvo y adoro, como mis antepasados, con conciencia limpia, y te tengo presente en mis oraciones día y noche.
  3. Cuando me acuerdo de tus lágrimas, cuando nos estábamos separando, me entran ganas de ir a verte para llenarme de alegría,
  4. avivando el recuerdo de tu fe sincera, la que primero tuvieron tu abuela Loida y tu madre Efniki-Eunice y que, con toda seguridad habita y permanece en ti también.

 

Exhortación a Timoteo a luchar con espíritu de heroísmo, 1:6-18.

  1. Por eso te recomiendo que reavives la jaris-gracia increada de Dios, que existe en ti y que te fue conferida por la imposición de mis manos.
  2. Porque el Señor no nos ha dado espíritu cobarde de temor, sino de fortaleza, de agapi-amor desinteresada y de prudencia, de modo que podamos conducir al camino de Dios a nosotros mismos y a los demás.
  3. Así pues, no te avergüences ni te acobardes nunca de dar testimonio bueno de nuestro Señor, no te avergüences ni de mí que estoy prisionero por confesar a Cristo. Al contrario, soporta conmigo los sufrimientos por el Evangelio, con la ayuda y fortaleza de la potencia de la energía increada que concede Dios,
  4. que nos ha salvado y nos ha llamado a una vida divina y consagrada a él, no por nuestras obras, sino por pura voluntad suya y por la χάρις jaris-gracia energía increada, que nos ha dado en Jesús Cristo, desde la eternidad, antes que el mundo existiese,
  5. y que ahora se ha manifestado con la aparición-epifanía de nuestro Señor Jesús Cristo, que destruyó la muerte y con su divina luz increada ha hecho brillar la vida eterna y la incorrupción por las verdades del Evangelio,
  6. del cual yo he sido constituido por Dios predicador, apóstol y maestro de las naciones.
  7. Ésta es la causa de todos estos sufrimientos, pero no me avergüenzo, (ni por las cadenas por mi encarcelamiento), pues sé en quién he puesto mi absoluta confianza y estoy seguro de que él puede guardar hasta el último gran día de la Segunda parusía-presencia el tesoro de mi obra apostólica que me ha encomendado.
  8. Conserva como modelo los logos de la sana enseñanza, los que oíste de mí, con la fe y la agapi-amor incondicional que Jesús Cristo concede y cultiva en nuestros corazones.
  9. Guarda este preciado depósito de la enseñanza evangélica con la ayuda de la potencia de la jaris-gracia increada del Espíritu Santo, que habita en nosotros.
  10. Sabes que me han abandonado todos estos que ahora están en Asia, entre ellos Figelo y Hermógenes.
  11. Que el Señor tenga misericordia de la familia de Onesiforo, porque muchas veces me ha reconfortado y aliviado y no se avergonzó de la cadena que estoy atado,
  12. sino que, tan pronto como llegó a Roma, se puso sin descanso a buscarme hasta que me encontró.
  13. Que el Señor tenga misericordia de él en aquel gran día último de la Segunda parusía-presencia. Tú sabes mejor que nadie los servicios que me prestó en Éfeso.

 

Capítulo 2: El sentido de las fatigas y la paciencia del buen soldado, apóstol de Dios, 1-13. Un obrero aprobado, y la lucha contra el engaño y el comportamiento ante los engañados, 14-26.

 

El sentido de las fatigas y la paciencia del buen soldado, apóstol de Dios, 2:1-13.

2:1. Pero tú hijo mío, fortalécete en la jaris-gracia energía increada que concede Jesús Cristo, para que no seas influenciado por el ejemplo de los que me han abandonado;

  1. y las cosas que oíste de mí ante muchos testigos, confíalas a hombres leales y fidedignos, capaces de enseñar a otros las verdades del Evangelio.
  2. Tú soporta las fatigas, como buen soldado de Cristo.
  3. Ningún soldado se enreda en asuntos de la vida civil si quiere complacer al que lo alistó en el ejército.
  4. El atleta no puede conseguir la victoria si no se atiene a las reglas del deporte.
  5. Si el labrador quiere recoger la cosecha, antes tiene que trabajar el campo, lo mismo debes disfrutar del campo espiritual que trabajas por mandato de Dios.
  6. Creo que comprendes lo que te quiero decir. En todo caso, el Señor te lo hará comprender.
  7. Acuérdate de Jesús Cristo, resucitado de entre los muertos, del linaje de David, según el Evangelio que predico,
  8. y por el que sufro estas cadenas, como si fuera un criminal; pero el logos de Dios no está encadenado, por nada y por nadie es impedido para ser difundido y conquistar las psiques-almas de los hombres.
  9. Por eso todo lo soporto gracias a los que ha elegido Dios, para que también ellos alcancen la salvación, que ofrece Jesús Cristo junto con la doxa-gloria increada y eterna.
  10. Este logos es fiel y digno de crédito: si morimos con él, también viviremos con él eternamente en la vida futura;
  11. si sufrimos con él, al grado que él sufrió, también reinaremos con él; si le negamos, él nos negará a nosotros;
  12. si nosotros no le somos fieles, él seguirá siendo fiel, pues no puede negarse a sí mismo.

 

Un obrero aprobado, y la lucha contra el engaño y el comportamiento ante los engañados, 2:14-26.

  1. Recuérdales y exhórtales a los fieles estas cosas y adviérteles en nombre de Dios que se dejen de discutir por logomaquias, pues esas discusiones no valen para nada y son destructoras para los que las escuchan.
  2. Esfuérzate por presentarte ante Dios como un hombre probado e intachable, como un obrero que no tiene de qué avergonzarse por su obra, como fiel predicador que sigue y distribuye sabiamente y ortodoxamente el logos de la verdad del Evangelio.
  3. Evita las palabrerías vanas y profanas, que contribuyen cada vez más a la maldad y a la impiedad,
  4. y su enseñanza se extenderá como gangrena y devorará los corazones. Éste es el caso de Himeneo y Fileto,
  5. los cuales se desviaron de la verdad diciendo que la resurrección se ha realizado ya, y pervierten la fe de algunos.
  6. Sin embargo, el sólido fundamento en la fe ortodoxa de Dios se mantiene firme bajo este lema: “El Señor conoce a los suyos” y que se aparte de toda injusticia el que invoca el nombre del Señor.
  7. En una casa grande no sólo hay vajillas de oro y plata, sino también de madera y barro. Unos utensilios son para usos nobles, y otros para usos normales e insignificantes.
  8. Por tanto, si uno ha hecho la catarsis de sí mismo y se conserva libre de estos errores, será un utensilio para usos nobles, santificado, útil a su dueño, dispuesto siempre a hacer toda obra buena y el bien.
  9. Huye de los deseos perversos y perjudiciales propias de la juventud, y practica para adquirir la justicia, la fe, la agapi-amor desinteresada, la paz con quienes invocan al Señor con corazón puro.
  10. Evita las discusiones estúpidas y tontas, no las des importancia, consciente de que sólo engendran altercados, antipatías y conflictos.
  11. Ahora bien, el que sirve al Señor no debe andar en altercados, sino ser amable y apacible con todos, saber enseñar y soportar los sufrimientos con paciencia, tolerancia y sin maldad,
  12. corregir con apacibilidad y dulzura a los adversarios, para ver si Dios les concede la metania y el arrepentimiento, para llegar a conocer bien la verdad,
  13. vuelvan en sí y retornen al buen sentido común, libres de la trampa del diablo que los tenía como esclavos haciendo su voluntad.

 

Capítulo 3: Carácter de los hombres en los postreros días dominados por el pecado y de la apostasía, 1-9. Timoteo que tenga en cuenta el ejemplo de Pablo,  10-17.

 

Carácter de los hombres en los ésjatos-postreros días, dominados por el pecado y de la apostasía, 3:1-9.

3:1. Debes saber que en los ésjatos-últimos días, vendrán momentos difíciles y se presentarán en el camino de la Iglesia circunstancias peligrosas.

  1. Porque los hombres serán egoístas, avaros amigos del dinero, altivos, orgullosos, blasfemos, maldicientes, rebeldes con los padres, ingratos, injustos,
  2. desnaturalizados, desleales, diabólicos, calumniadores, diabólicos, desenfrenados, inhumanos, enemigos de todo lo bueno,
  3. traidores, temerarios, obcecados, inflados y oscurecidos por la vanagloria, más amigos de los placeres carnales del hedonismo que de Dios,
  4. los cuales tendrán una apariencia exterior de piedad, pero en realidad están lejos, habiendo negado la fuerza de ella. Apártate lejos de ellos.
  5. Pues los hay que se introducen en las casas y cautivan a mujerzuelas cargadas de pecados; que se dejan llevar de toda clase de concupiscencias y deseos indecentes variopintos,
  6. son estosque siempre buscan a aprender sin poder llegar jamás al conocimiento-gnosis de la verdad.
  7. Lo mismo que los magos de Faraón, Janes y Jambrés se opusieron a Moisés, así también éstos se oponen a la verdad, hombres de nus-espíritu tergiversado y corrompido, pervertidos y fracasados en cuanto a la fe.
  8. Pero no llegarán muy lejos, porque su insensatez y su desnudez espiritual, como la de ellos, será manifiesta a todos, como se hizo ver también la tonta vanagloria y desnudez de aquellos magos.

 

Timoteo que tenga en cuenta el ejemplo de Pablo,  3:10-17.

  1. Pero tú me has seguido de cerca en mi doctrina, en mi conducta, en mis planes, en la fe, en la paciencia, en agapi-amor incondicional y desinteresada, en la constancia,
  2. en las persecuciones y en los sufrimientos que me sobrevinieron en Antioquía, en Iconio, en Listra, ¡donde tantas penalidades tuve que sufrir; pero de todas ellas me libró el Señor!
  3. Es seguro que todos los que quieren vivir piadosamente en Jesús Cristo, como buenos cristianos sufrirán persecuciones.
  4. Los hombres malvados y seductores, estafadores y astutos, irán de mal en peor; engañarán y los mismos serán engañados.
  5. Tú, en cambio, permanece fiel y firme en lo que has aprendido y de lo que estás convencido. Conoces bien a tu maestro y los maestros que has sido enseñado de todas estas cosas.
  6. Desde la infancia conoces las Sagradas Escrituras, las cuales pueden darte el sano juicio y la sabiduría que conduce a la salvación por la fe en Jesús Cristo.
  7. Porque toda la Escritura se ha escrito divinamente inspirada por el Espíritu Santo, útil para enseñar, para reprender, para corregir, para educar en la justicia y virtud a toda persona de buena voluntad,
  8. a fin de que el hombre de Dios sea íntegro y perfecto, capacitado y dispuesto a hacer siempre el bien y toda obra buena.

 

 Capítulo 4: Predicar el logos de Dios y consejos a Timoteo, 1-8. Últimas instrucciones personales, 9-22.

 

Predicar el logos de Dios y consejos a Timoteo, 4:1-8.

  1. Por tanto, yo te conjuro ante Dios y ante Jesús Cristo, que ha de venir como rey a juzgar a los vivos y a los muertos durante Su Segunda parusía-presencia y con su gloriosa realeza increada,
  2. predica el logos de Dios, insiste a tiempo y a destiempo, con mucho cuidado reprende, corrige, exhorta, refuerza y consuela con toda paciencia, con magnanimidad y enseñanza adecuada.
  3. Porque vendrá el tiempo en que los hombres no soportarán la sana y santa enseñanza, sino que, llevados de sus caprichos y los deseos perversos de sus corazones, buscarán distintos maestros falsos que les halaguen el oído;
  4. se apartarán de la verdad girando a otra parte sus oídos y harán caso de los cuentos y los mitos.
  5. Pero tú estate en nipsis y alerta siempre a las cosas que Dios quiere, soporta con paciencia los sufrimientos de tu diaconado, predica el Evangelio, cumple bien el servicio que te has hecho cargo en la Iglesia.
  6. Yo estoy ya a punto de ser ofrecido en sacrificio a Dios; el momento de mi partida de este mundo está muy cerca.
  7. He combatido el buen combate para el Evangelio de Cristo, he concluido mi camino, he aplicado y conservado en teoría y praxis la fe;
  8. sólo me queda recibir la corona merecida, que me dará el Señor en aquel último gran día de su Segunda parusía-presencia, como justo juez; y no sólo a mí, sino también a todos los que esperan con amor y corazón puro su gloriosa venida.

 

Últimas instrucciones personales, 4:9-22.

  1. Intenta venir lo antes que puedas,
  2. pues Dimas, llevado por el amor a las cosas vanidosas de este mundo, y se ha marchado a Tesalónica; Criskes se ha ido a Galacia, y Tito a Dalmacia.
  3. Sólo Lucas está conmigo. Tráete a Marcos contigo, pues me es muy útil para mi servicio.
  4. A Tíquico lo envié a Éfeso.
  5. Cuando vengas, tráeme el capote que me dejé en Tróade, en casa de Carpo; tráeme también los libros, sobre todo los pergaminos.
  6. Alejandro, el herrero, me ha hecho mucho daño; el Señor le dará su merecido.
  7. Ten cuidado con él, pues está en abierta oposición a nuestra enseñanza y combatió los logos de Dios que predicamos.
  8. En mi primera defensa y apología nadie me ayudó; todos me abandonaron. ¡Que Dios no se lo tenga en cuenta!
  9. Pero el Señor me ayudó y me dio fuerzas, de tal modo que el logos ha sido anunciado cumplidamente por mí y oído por los paganos de las naciones. Y yo he sido librado de la boca del león.
  10. El Señor me librará de todo mal y me dará la salvación en su realeza increada celestial. A él la doxa-gloria por los siglos de los siglos. Amén.
  11. Saluda a Prisca y Áquila, y a la familia de Onesiforo.
  12. Erasto se quedó en Corinto. A Trófimo lo dejé enfermo en Mileto.
  13. Ven antes del invierno. Te saludan Évulos, Pudes, Lino, Claudia y todos los hermanos.
  14. Que el Señor Jesús Cristo, esté con tu espíritu. Que la χάρις jaris-gracia energía increada esté con vosotros.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies