«

»

Ago 28 2021

I, II EPÍSTOLA DE PEDRO

EL NUEVO TESTAMENTO ORTODOXO

Traducido por Χρῆστος Χρυσούλας (Jristos Jrisulas) www.logosortodoxo.com, heleno-griego nativo, me he instruido en la lengua del Nuevo Testamento y la Santa Parádosi-Tradición (katharévousa), la que actualmente se habla en el pueblo fiel heleno-ortodoxo.

 

I, II EPÍSTOLA DE PEDRO

Se sugiere leer https://www.logosortodoxo.com/alfa%cf%89mega-gran-lexico-ortodoxo/

 

I EPÍSTOLA DE PEDRO  – Α΄ ΕΠΙΣΤΟΛΗ ΠΕΤΡΟΥ

 

Capítulo 1: Saludos y doxología a Dios, 1-2. Nuestra gloriosa herencia, 3-12. Llamamiento a una vida santa, 13-25.

 

Capítulo 1: Saludos y doxología a Dios, 1:1-2.

1:1. Pedro apóstol de Jesús Cristo a los elegidos de Dios esparcidos por el Ponto, Galacia, Capadocia, Asia y Bitinia

  1. elegidos por la prognosis/presciencia de Dios Padre en la santificación por el Espíritu para obedecer a la voluntad de Jesús Cristo y ser redimidos con su sangre, os deseo la χάρις jaris-gracia energía increada y la paz en abundancia.

 

Nuestra gloriosa herencia, 1:3-12.

  1. Bendito y glorificado sea Dios Padre de nuestro Señor Jesús Cristo que llevado de su gran misericordia (increada) y caridad infinita nos ha hecho renacer espiritualmente mediante la resurrección de Jesús Cristo de entre los muertos, a una esperanza viva en los bienes eternos, (cuya resurrección de Cristo es la garantía y la demostración de nuestra resurrección),
  2. y a una herencia incorruptible, incontaminada e imperecedera reservada en el cielo para vosotros, (esta herencia es la eterna, bienaventurada y gloriosa realeza increada de los cielos),
  3. a los que están protegidos y seguros con la dinamis potencia de la energía increada de Dios, mediante la fe operativa y ardiente para adquirir la salvación que ha de revelarse-apocaliptarse en los ésjatos-últimos tiempos de la Segunda Parusía-Presencia o Venida.
  4. Por eso debéis estar siempre alegres, aunque de momento os veáis obligados a sufrir diversas pruebas, tentaciones y sufrimientos para la edificación y progresión en la virtud,
  5. además los sufrimientos este propósito tienen, para que la pureza de vuestra fe, mucho más preciosa que el oro, el cual aunque perecedero se limpia con fuego y se abrillanta. Y así vuestra fe aparecerá digna de alabanza, de gloria y de honor cuando sea apocaliptado-revelado Jesús Cristo con toda su doxa-gloria luz increada, durante Su Segunda Parusía-Presencia.
  6. al que amáis y en el que creéis sin haberlo visto en persona, por el que os alegráis con un gozo y una alegría inenarrable y radiante, que no se puede expresar por la boca del hombre,
  7. seguros de alcanzar la salvación objeto de vuestra fe.
  8. En esta salvación con mucho celo e interés centraron sus estudios e investigaciones los profetas que habían profetizado sobre la χάρις jaris-gracia energía increada y las donaciones que Dios os tenía destinadas.
  9. es decir, escudriñando qué persona y qué tiempo se realizarían los padecimientos de Cristo y las glorias que vendrían tras ellos, tal y como les indicaba el Espíritu de Cristo que estaba en ellos, cuando anunciaba de antemano estos acontecimientos excepcionales.
  10. y a los profetas Dios les apocaliptó-reveló que lo que ellos anunciaban no era para ellos sino para vosotros, esto es lo que ahora os anuncian los Apóstoles y los que predican el evangelio inspirados e iluminados por el Espíritu Santo enviado del cielo; cosas excepcionales y maravillosas en las cuales anhelan contemplar los mismos ángeles y profundizar más en su comprensión.

 

Llamamiento a una vida santa, 1:13-25.

  1. Por eso, concentrad vuestro nus-espíritu y el intelecto/mente, estando en nipsis, alerta y vigilancia en sobriedad continua, liberarlo de toda cosa que le oscurece y le aleja de Dios, estando en vela y continencia, y poned toda vuestra esperanza en la χάρις jaris-gracia energía increada que se os dará el día de la apocalipsis-revelación de Jesús Cristo, durante aquel gran día de su majestuosa segunda parusía-presencia o venida;
  2. como hijos obedientes de la verdad, no viváis conforme a los deseos y codicias indecentes (de los bajos instintos animales) que os tenían esclavizados en otro tiempo cuando caminabais en la ignorancia y no conocíais a Cristo y el Evangelio;
  3. antes, conforme a la santidad del Santo Dios que os llamó al camino de la santificación, haceos vosotros también santos en todo comportamiento interior y exterior,
  4. pues así lo dice la Escritura: “Haceos en toda vuestra vida continuamente santos porque yo, Dios y Padre también soy santo”.
  5. Y si invocáis como Padre a Dios, al que juzga imparcialmente a cada uno según sus obras, comportaos respetuosamente y con temor a Dios mientras estáis de paso en este mundo.
  6. Sabed que habéis sido rescatados y liberados de vuestra vida estéril, vana y pecadora, heredada de vuestros mayores, no con bienes perecederos como las monedas de oro o de plata,
  7. sino con la preciosa sangre de Cristo, quien fue ofrecido en sacrificio como cordero limpio sin mancha ni defecto,
  8. ya conocido y destinado por Dios y Padre antes de la creación del mundo, para este sacrificio redentor, y manifestado por su humanización como hombre en los ésjatos-postreros o últimos tiempos por amor hacia vosotros,
  9. y mediante el cual los que creéis en Dios, quien le resucitó de los muertos y le ha dado doxa-gloria luz increada, para que vuestra fe y esperanza sean en este Dios Padre, quien ha enviado el Salvador de los hombres y le ha glorificado en los cielos por su resurrección y ascensión.
  10. Habiendo psicoterapiado y purificado vuestras psiques-almas por la obediencia a la verdad, mediante la iluminación y la dinamis potencia de la energía increada del Espíritu Santo, para el amor fraternal no fingido, amaos unos a otros entrañablemente, de corazón puro;
  11. siendo renacidos como nuevos hombres espirituales y hermanos, no de una semilla carnal corruptible, sino incorruptible que es el logos de Dios pleno de vida y dinamis potencia de su energía increada y permanece eternamente inquebrantable por los silos.
  12. Porque, toda carne es como hierba, y toda la gloria del hombre como flor de la hierba; la hierba se seca, y la flor marchita y se cae; así parece también el nacimiento carnal y la vida terrenal;
  13. pero el logos del Señor permanece por siempre, porque es increado y la vida que regala es incorruptible. Éste vivificante logos de Dios es el kerigma alegre de Cristo, que os ha sido anunciado.

 

 Capítulo 2: Cristo la piedra angular del edificio de la Iglesia, 1-10. Vivid como siervos de Dios y deberes de los fieles frente a los nacionales, a los soberanos y a los señores, 2:11-25

 

Cristo la piedra angular del edificio de la Iglesia, 2:1-10.

2:1. Por tanto, ya que os habéis hecho nuevos hombres por el salvífico y vivificante logos de Dios, pues, eliminad de encima vuestro y desechad toda maldad, todo engaño y toda clase de hipocresía envidia o maledicencia contra el prójimo.

  1. Como niños recién nacidos apeteced la pura leche espiritual de la divina χάρις jaris-gracia energía increada y de las enseñanzas, no la adulterada, para que alimentados con ella crezcáis y avancéis al camino seguro de la σωτηρία sotiría redención, sanación y salvación,
  2. ya que habéis experimentado qué benefactor y bondadoso es el Señor.
  3. Que vengáis siempre con devoción y anhelo sagrado al Señor Jesús Cristo, quien es vida y fuente de la vida, rechazado y despreciado por los hombres, como se demostró por el hecho de su crucifixión, pero escogido y apreciado por Dios;
  4. y vosotros mismos como piedras vivientes edificaros encima de él, de modo que lleguéis a ser casa espiritual y sacerdocio santo, para ofrecer mediante del Jesús Cristo, sacrificios espirituales agradables a Dios;
  5. porque dice la Escritura: “Yo pongo en Sión una piedra angular, escogida y preciosa, que estará aguantando el edificio de la Iglesia; el que se sostenga y crea en ella no será defraudado”.
  6. Para vosotros, los creyentes en Cristo, es piedra de gran valor. Pero para los desobedientes, resistentes rebeldes contra Cristo, vale el otro logos de la Escritura: “La piedra que desecharon los constructores se ha convertido en la piedra/roca angular y el pilar fundamental para el edificio espiritual. Pero también piedra/roca de escándalo sobre la que tropiezan los infieles, y también roca/piedra por la que se derriban”.
  7. Ellos tropiezan al logos del Evangelio y se derrumban, porque desobedecen y se rebelan contra él.
  8. Vosotros, por el contrario, sois linaje escogido, sacerdocio de origen real, nación consagrada, pueblo de su propiedad, especial dentro en la οικουμένη icumeni toda tierra habitada, para anunciar las grandezas con vuestros logos y vuestro ejemplo del que os ha llamado de las tinieblas del engaño y del pecado a su maravillosa luz espiritual e increada,
  9. los que en un tiempo no erais pueblo de Dios, ahora habéis venido a ser pueblo suyo; habéis conseguido misericordia increada de Dios los que en otro tiempo estabais excluidos de ella.

 

Vivid como siervos de Dios y deberes de los fieles frente a los nacionales, los soberanos y los señores, 2:11-25

  1. Queridos hermanos, os ruego y os exhorto, como a gente de paso en tierra extraña, a que os abstengáis de los deseos carnales de los bajos instintos animales, que hacen la guerra a la psique-alma.
  2. Tener siempre buena vuestra manera de vivir y comportaos bien entre los gentiles de las naciones, para que en lo que murmuran de vosotros como de malhechores, al ver vuestras buenas obras glorifiquen a Dios el día que venga a visitarlos.
  3. Por amor y voluntad del Señor someteos a toda institución humana, ya sea al rey, como a superior,
  4. al emperador como a soberano, a los gobernadores como delegados suyos para castigar a los que obran mal y premiar a los que obran bien.
  5. Porque esta es la voluntad de Dios: que con vuestro ejemplo haciendo bien, hagáis callar la ignorancia de los hombres insensatos que os critican y juzgan sin conocer quiénes sois;
  6. Comportaos como hombres libres, pero sin usar la libertad como pretexto para encubrir la malicia, sino obrando como verdaderos siervos de Dios.
  7. Respetad a todos, amad a los hermanos cristianos, temed y venerad a Dios; honrad al rey.
  8. Esclavos o trabajadores, someteos con todo respeto a los amos o jefes; no sólo a los buenos y amables, sino también a los de carácter duro,
  9. porque esto es la χάρις jaris-gracia increada de Dios, si uno está con la conciencia clara de que esto es lo quiere Dios, cuando sufre tristezas, angustias y padecimientos injustamente.
  10. ¿Porque qué mérito tenéis en soportar los castigos que merecen vuestras culpas? Pero soportar pacientemente los sufrimientos habiendo obrado bien, eso es por la jaris-gracia increada y agrada a Dios y para vosotros doxa-gloria.
  11. Pues para esto fuisteis llamados; hacer vuestro deber y hacer el bien incluso cuando sois perjudicados y fastidiados injustamente; porque también Cristo padeció y sufrió la cruz por nosotros, dejándonos ejemplo a imitar, para que sigáis y andéis exactamente encima de las huellas de sus pasos
  12. en quien nunca hubo pecado y en cuyos logos no se encontró nunca engaño y error;
  13. él, que, siendo ultrajado e insultado no respondía con ultrajes e insultos, siendo maltratado no amenazaba con venganza, sino que se ponía en manos de Dios que juzga siempre con justicia;
  14. quien llevó él mismo nuestros pecados y ofreció su cuerpo como sacrificio sobre la cruz de madera, para que nosotros, estando muertos a los pecados, recibamos la redención y liberación y vivamos con la justicia y la virtud; y gracias a sus heridas hemos sido curados de la enfermedad mortal del pecado.
  15. Pues erais enfermos espiritualmente como ovejas descarriadas en peligro de ser devoradas inmediatamente por el lobo, pero ahora habéis vuelto al buen Pastor y guardián de vuestras vidas y psiques-almas.

 

Capítulo 3: Deberes conyugales, 1-7. Consejos generales, buena conciencia 8-17. La bajada de Cristo al Hades, 18-22.

 

Deberes conyugales, 3:1-7.

3:1. Igual, vosotras las mujeres, sed sumisas a vuestros maridos, para que si alguno de ellos se muestra reacio al logos de Dios, pueda ser ganado en la fe y vida en Cristo sin necesidad de palabras y enseñanzas,

  1. al ver vuestro comportamiento virtuoso y vuestra conducta amable, humilde y respetuosa, que inspira vuestro temor y respeto a Dios.
  2. Lo importante no es el adorno exterior, compuesto de peinados, joyas y vestidos,
  3. sino el hombre interno, el del corazón, en el incorruptible ornamento de un espíritu afable y apacible, que es de grande estima y hermosura delante de Dios. [4. pero que tengan como ornamento (o adorno) escondido a los ojos de los hombres al hombre interior del corazón, que tiene como ornamento (o adorno) incorruptible del espíritu afable y apacible que delante de Dios es de grande valor y hermosura].
  4. Porque así se adornaban en otro tiempo las santas mujeres que tenían su esperanza y fe puesta en Dios y obedecían a sus maridos;
  5. ejemplo es Sara que obedeció a Abrahán, llamándole con respeto y humildad señor. Vosotras podéis ostentar el título de hijas suyas, si hacéis el bien cuando los maridos se enfadan contra vosotras, sin dejaros atemorizar por nada.
  6. Vosotros, maridos, igualmente, convivid con ellas sabiamente evitando comportamientos duros, dando honor a la mujer como a vaso más frágil, no olvidéis que la mujer como es más sensible no es tan fuerte psíquicamente y emocionalmente y fácilmente se entristece y se desanima, además las esposas son coherederas de la misma jaris-gracia energía increada y de la vida eterna; así antes se eliminan los obstáculos para que vuestras oraciones no tengan estorbo.

 

Consejos generales, buena conciencia, 3: 8-17.

  1. Finalmente, vivid todos unidos en armonía con Dios. Sed compasivos, fraternales, misericordiosos, cariñosos, amables, apacibles y humildes,
  2. no devolváis mal por mal, ni injuria por injuria, sino todo lo contrario, bendecid siempre, conociendo bien que para esto habéis sido llamados por Dios para ser herederos de la bendición y no de la maldición.
  3. Estad en alerta y controlad lo que decís, porque la Escritura dice:Porque el que quiere disfrutar de la vida pacífica y ver días buenos, refrene su lengua de mal, y sus labios no hablen nunca mentiras y engaños.
  4. Apártese del mal y haga el bien, busque y pida de Dios la paz y cada uno que corra en pos de ella.
  5. Porque el Señor mira por los que practican la justicia y tiene los oídos atentos a sus súplicas; al contrario, el rostro enfadado del Señor está contra aquellos que hacen el mal”.
  6. ¿Quién podría haceros daño si vosotros seguís el bien?
  7. Si, a pesar de todo, padecéis y sufrís por la justicia ¡dichosos vosotros, porque Dios permite esta prueba para vuestro bien! Por tanto, no os amedrentéis por temor de ellos, ni os conturbéis;
  8. sino santificad al Señor y Dios en vuestros corazones, y estad siempre preparados para presentar defensa a favor de la verdad con serenidad y apacibilidad ante todo el que os demande razón y demostración de la esperanza y la fe que hay en vosotros;
  9. pero hacedlo con dulzura y con respeto, con la conciencia tranquila, para que los que interpretan mal vuestra vida cristiana en Cristo, por vuestro comportamiento queden avergonzados en la sociedad de sus mismas palabras.
  10. Mejor es sufrir por hacer el bien que por hacer el mal, si Dios así lo dispone y lo permite.

 

La bajada de Cristo al Hades, 3:18-22.

  1. Porque también Cristo padeció encima de la cruz una sola vez para la eliminación de nuestros pecados, el justo y santo por los injustos para llevarnos a la reconciliación con Dios y a la vida espiritual, siendo a la verdad muerto en la carne encima de la cruz, pero vivificado por el Espíritu de la deidad;
  2. con la psique-alma unida con la deidad fue a anunciar la salvación incluso a los espíritus que estaban en la prisión del Hades y los anunció el Evangelio de la salvación,
  3. los cuales se habían mostrado reacios a la fe en otro tiempo en los días de Noé, cuando Dios esperaba con paciencia que volviesen al metania y al camino de la virtud, mientras se construía el arca, en la cual unos pocos ocho personas se salvaron del cataclismo del agua;
  4. El agua que prefiguraba el bautismo actual, que ahora en la pila bautismal nos salva a nosotros los cristianos, no mediante la purificación de la inmundicia corporal sino mediante la súplica hecha a Dios para darnos una conciencia buena, la cual recibe su eficacia por la resurrección de Jesús Cristo,
  5. quien habiendo subido al cielo está a la diestra de Dios; y a él están sujetos ángeles, autoridades y potestades.

 

Capítulo 4: Los padecimientos del Señor, ejemplo de paciencia y buenos administradores de la jaris-gracia de Dios, 1-6. La agapi y la paciencia elementos indispensables para la vida espiritual, 7-11. Padeciendo como cristianos, 12-19.

 

Los padecimientos del Señor, ejemplo de paciencia y buenos administradores de la jaris-gracia de Dios, 4:1-6. 

4:1. Por eso, si Cristo sufrió en su naturaleza física humana por nosotros, vosotros también armaos del mismo pensamiento, y aceptar que vais a sufrir análogos padecimientos, sin ser arrastrados al pecado; porque el que padeció y se crucificó según el cuerpo junto con Cristo, está muerto sobre el pecado y cesa de pecar,

  1. para que en los días restantes de su vida mortal esté al servicio no de los deseos perversos de los hombres alejados de Dios, sino de acuerdo con la voluntad de Dios.
  2. Ya es suficiente que hayáis empleado el tiempo pasado en vivir a lo pagano, en los bajos instintos animales, en groserías, liviandades, desenfrenos, orgías, borracheras y abominables idolatrías por las que se pisoteaba la ley ética más elemental.
  3. A éstos les parece cosa extraña que vosotros ya no os mezcláis con ellos en ese desbordamiento y desenfreno de inmoralidad y ahora os insultan y os blasfeman de distintas maneras por la verdad cristiana.
  4. Ellos de todo darán cuenta al que está preparado para juzgar vivos y muertos.
  5. Para esto se anunció el evangelio a los muertos abajo en el Hades, para que sean juzgados en carne según los hombres, pero vivan en espíritu según Dios, por supuesto si habrían aceptado el kerigma de Cristo. 

 

La agapi y la paciencia elementos indispensables para la vida espiritual, 4:7-19.

  1. Tened en cuenta que se acerca la muerte de todos y el fin de todas las cosas. Estaos en nipsis, sed sobrios y estad atentos a las oraciones en contacto consciente con Dios.
  2. Ante todo amaos desinteresadamente y ardientemente unos a otros, porque la agapi-amor desinteresada e incondicional cubrirá multitud de los pecados.
  3. Practicad sin murmuraciones de todo corazón la filoxenía-hospitalidad unos con otros.
  4. Que cada cual ponga al servicio de los demás el carisma que haya recibido como corresponde a buenos administradores de los distintos carismas de χάρις jaris-gracia energía increada de Dios;
  5. el que tenga el carisma de la enseñanza, que tenga en cuenta que comunica logos de Dios; el que presta un servicio que lo haga como mandatario de Dios de manera que en todo sea Dios glorificado por Jesús Cristo al cual se debe la doxa-gloria luz increada, la dinamis potencia de la energía increada y el poder por los siglos de los siglos. Amén.

 

Padeciendo como cristianos, 4:12-19.

  1. Queridos hermanos, no os extrañéis, como si fuera algo raro, por veros sometidos al fuego que provocan las pruebas, los padecimientos o cualquier otra cosa extraña que os suceda;
  2. al contrario, alegraos por cuanto sois participantes de los padecimientos de Cristo con las tristezas y las persecuciones que sufrís por él, para que también os alegréis y os gocéis el día en que se apocalipte-revele su doxa-gloria luz increada, durante Su Segunda Parusía-Presencia o Venida.
  3. Bienaventurados y dichosos vosotros, si sois ultrajados, insultados y vituperados en nombre de Cristo, porque el Espíritu de la doxa-gloria luz increada y la dinamis potencia de la energía increada, el Espíritu de Dios reposa en vosotros; ciertamente, de parte de ellos, Cristo es blasfemado, pero por vosotros es glorificado.
  4. Que ninguno de vosotros tenga que sufrir y ser castigado por ser homicida, ladrón, malhechor o por mezclarse en asuntos ajenos;
  5. pero si padece por ser cristiano, no se avergüence, antes al contrario en estos casos dé gracias a Dios, porque lleva el nombre de cristiano.
  6. Porque ha llegado ya el tiempo de comenzar el juicio y la prueba, primero de los fieles que constituyen el pueblo de la casa de Dios. Y si el juicio empieza por nosotros, ¿cuál será el fin que aguarda a los que se han mostrado rebeldes y adversarios al evangelio de Dios?
  7. y si el justo se salva a duras penas, ¿adónde irán a parar el injusto y el pecador?
  8. Así pues, incluso los que ahora padecen en conformidad con la voluntad de Dios, que continúen haciendo el bien y encomienden sus psiques-almas al fiel Creador.

 

Capítulo 5: Consejos a los pastores y a los pastoreados, 1-9. Bendiciones y saludos, 10-14.

 

Consejos a los pastores y a los pastoreados, 5:1-9.

5:1. A los presbíteros que hay entre vosotros los exhorto yo, συμπρεσβύτερος simpresbítero COPRESBÍTERO también, testigo presente de los padecimientos de Cristo y participante en la doxa-gloria luz increada que habrá de apocaliptarse-revelarse en el futuro, durante Su Segunda Parusía-Presencia.

(Aquí vemos al mismo Pedro calificándose de co-presbítero, o sea, igual que los demás presbíteros, no como jefe o Papa infalible que maniáticamente sostiene la herejía del papismo).

  1. Apacentad el rebaño que Dios os ha confiado y cuidad de él no a la fuerza, sino de buena voluntad y buenas ganas, como Dios manda y quiere; no por una vil ganancia, sino con buen ánimo y generosidad;
  2. no como dictadores, sino como modelos de virtud para el rebaño.
  3. Y cuando aparezca el supremo pastor, el Cristo, recibiréis la corona imperecedera de la doxa-gloria increada.
  4. De igual manera vosotros, jóvenes, vivid sumisos desinteresadamente a los ancianos. Revestíos todos mutuamente de humildad, como servidores unos de los otros; porque Dios resiste y aborrece a los soberbios, pero da su jaris-gracia energía increada a los humildes.
  5. Por tanto, haceos humildes, bajo la poderosa mano de Dios, para que os ensalce a su debido tiempo, durante Su Segunda Parusía-Presencia.
  6. Descargad sobre el Señor todas vuestras preocupaciones y problemas diarios, pues él se ocupa y se cuida de vosotros.
  7. ¡Estad en continua nipsis, vigilancia y guardia y sed sobrios! Vuestro enemigo el diablo maniáticamente como león rugiente da vueltas y busca a quién devorar, arrastrándolo al pecado y a la muerte espiritual eterna.
  8. A ese enemigo resistidle firmes en la fe, sabiendo que vuestros hermanos, esparcidos por el mundo soportan las mismas tentaciones y los mismos sufrimientos.

 

Bendiciones y saludos, 5:10-14.

  1. El Dios de toda jaris-gracia que os llamó en Cristo a su eterna doxa-gloria luz increada, él mismo os edificará después de un breve tiempo de padecer y soportar las tribulaciones, y os fortalecerá, os apoyará y os consolidará;
  2. A él la doxa-gloria luz increada y el poder por los siglos de los siglos. Amén.

 

Saludos finales

  1. Por medio de Siluán, a quien tengo por un fiel hermano vuestro, os he escrito estas pocas palabras para exhortaros y aseguraros que la χάρις jaris-gracia energía increada de Dios, en la cual vosotros os mantenéis firmes, es la verdadera y real.
  2. Os saluda la iglesia de Babilonia, elegida por Dios lo mismo que vosotros, y Marcos, mi hijo espiritual.
  3. Saludaos mutuamente con el abrazo de la agapi-amor fraternal. Que la paz esté con todos los que creéis, pertenecéis y sois de CristoDios. Amín.

 

II EPÍSTOLA DE PEDRO – Β΄ ΕΠΙΣΤΟΛΗ ΠΕΤΡΟΥ

II epístola Capítulo 1: Saludos y llamamiento en la vida santa, 1-11. Su deber como Apóstol es dirigir consejos hacia los fieles, 12-21.

 

Saludos y llamamiento en la vida santa, 1:1-11.

1:1. Simón Pedro, siervo y apóstol de Jesús Cristo, a los que habéis alcanzado, por la justicia de nuestro Dios y Salvador Jesús Cristo, una fe igualmente preciosa que la nuestra;

  1. ¡La χάρις jaris-gracia energía increada y la paz abunde en vosotros mediante el conocimiento-gnosis espiritual más profundo y perfecto de Dios y Jesús, nuestro Señor!
  2. Esto porque la dinamis potencia de la energía increada de nuestro Señor Jesús, nos ha otorgado y regalado todo lo necesario que ayuda y conduce a la vida espiritual y a la piedad. Y nos ha regalado todo para el conocimiento-gnosis espiritual más profundo del verdadero Dios, el cual nos ha llamado y sacado del engaño y de la culpa, gracias a su propia doxa-gloria increada y virtud;
  3. por medio de las cuales nos ha dado preciosas y grandísimas promesas, para que por ellas llegaseis a ser participantes de la energía increada de la naturaleza divina, evitando la corrupción que hay en el mundo a causa de todo deseo indecente y la concupiscencia; (Fisis-naturaleza=esencia-usía y energía, por tanto, participamos de la energía de la fisis, no de la esencia-usía de la fisis; no hay esencia sin energía ni energía sin esencia, la esencia-usía jamás ha visto nadie, dicen los santos Padres).
  4. Por eso debéis esforzaros en añadir a vuestra fe la virtud, y en la virtud añadir, ayudados también por vuestra experiencia personal, la exacta gnosis-conocimiento espiritual de la voluntad divina
  5. y a la gnosis-conocimiento espiritual, añadir la templanza y el autodominio, a la templanza paciencia, a la paciencia piedad,
  6. a la piedad amor fraterno, al amor fraterno añadir la agapi-amor desinteresada e incondicional a Dios y a todos;
  7. Porque si estas virtudes se encuentran en vosotros y van en aumento, no permaneceréis ociosos y estériles de los frutos espirituales, al contrario avanzaréis y os perfeccionaréis, mediante vuestra experiencia espiritual, a la perfecta gnosis-conocimiento espiritual de nuestro Señor Jesús Cristo.
  8. Porque el que carece de ellas es ciego y miope, que se ha olvidado, después de su bautismo ortodoxo, de hacer la catarsis de sus antiguos pecados.
  9. Por consiguiente, hermanos, esforzaos más y más por asegurar vuestra vocación y elección por las virtudes que os mencioné; porque si las aplicáis, progresaréis y no tropezaréis ni recaeréis jamás,
  10. y se os abrirán de par en par las puertas de la eterna realeza increada de nuestro Señor y Salvador Jesús Cristo.

 

Su deber como Apóstol es dirigir exhortaciones hacia los fieles, 1:12-21.

  1. Por esto, yo no dejaré de recordaros siempre estas cosas, aunque vosotros las sepáis, y estéis confirmados y sostenidos en la verdad cristiana clara y presente.
  2. Por tanto, considero justo y correcto estimularos con mis exhortaciones, mientras habito en esta tienda de campaña, es decir, mi cuerpo, para que en paciencia os mantengáis firmes y cuidadosos con recuerdo y memoria de estas verdades,
  3. que en breve abandonaré en la tumba, saliendo pronto de este mundo, según me ha manifestado nuestro Señor Jesús Cristo.
  4. Pero me esforzaré por mis textos de inspiración divina para que en todo tiempo, después de mi partida, podáis tener presentes en vuestra memoria estas verdades y cosas.
  5. Porque nosotros los Apóstoles no os hemos dado a conocer la dinamis potencia de la energía increada e infinita y la segunda venida de nuestro Señor Jesús Cristo basados en mitos y fábulas artificiosas hábilmente imaginadas, sino como habiendo visto con nuestros propios ojos su majestuosidad, durante su gloriosa metamorfosis.
  6. Porque Él durante la metamorfosis recibió de Dios Padre el honor y la doxa-gloria cuando desde la excelsa doxa-gloria luz increada, se le hizo llegar esta voz: «Este es mi Hijo amado, en el cual tengo complacencia».
  7. Esta voz bajada del cielo la oímos nosotros cuando estábamos con él en el monte santo de la metamorfosis,
  8. con lo cual después de este testimonio del Padre nos confirmamos más aún en los logos de los profetas del Antiguo Testamento sobre Jesús Cristo. Por tanto, vosotros mismos hacéis bien en poner vuestra atención en estos logos proféticos, como en lámpara que luce en lugar tenebroso hasta que alboree el día y el lucero de la mañana salga en vuestros corazones, es decir, nazca y brille en vuestros corazones el sol espiritual de la justicia, de nuestro Señor Jesús Cristo.
  9. Ante todo debéis saber que ninguna profecía de la Escritura es objeto de interpretación y percepción personal, sino por la iluminación de la luz increada del Espíritu Santo.
  10. porque nunca hasta ahora la profecía fue traída y dicha por voluntad humana, sino que los santos hombres de Dios profetizaron siendo dirigidos e inspirados por el Espíritu Santo.

 

Capítulo 2: Falsos profetas y falsos maestros y el inevitable castigo a ellos, 1-11. Esclavos a los pazos que arrastran a los demás a la perdición, 12-23.

 

Falsos profetas y falsos maestros y el inevitable castigo a ellos, 2:1-11.

2:1. Como hubo falsos profetas en el pueblo, también se presentarán entre vosotros falsos maestros, los cuales enseñarán doctrinas de perdición con mucha astucia e intentarán introducir y salvaguardar sus abominables herejías, negarán al Señor que por su sangre los redimió de la condena eterna y atraerán sobre sí una ruina fulminante.

  1. Muchos serán arrastrado por los tramposos herejes y los seguirán en sus desvergüenzas, y por su causa será blasfemado y maldecido el camino de la verdad cristiana que conduce a la santificación y a la semejanza a Dios;
  2. llevados de la avaricia, la codicia y la ambición, os explotarán como falsos comerciantes con logos llenos de trampas y falsedades, que los irá captando y percibiendo vuestra diania-mente/intelecto produciendo conceptos falsos y enfermos. Sobre los tales ya hace mucho tiempo que la condenación no se tarda, su ruina no duerme, no se retrasará.
  3. Porque si Dios no perdonó a los ángeles pecadores, sino que los arrojó al infierno, y los encerró en las prisiones tenebrosas del tártaro en espera del juicio;
  4. y si no perdonó al mundo antiguo de la época del cataclismo, sino que guardó a Noé, pregonero de justicia, con otras siete personas, trayendo el diluvio sobre el mundo de los impíos;
  5. y si condenó a la destrucción y redujo a cenizas las ciudades de Sodoma y Gomorra para que sirviesen de ejemplo a todos los que en el futuro habían de vivir impíamente,
  6. y si libró al justo Lot, entristecido ante la conducta lujuriosa de aquellos hombres malvados y desenfrenados que pisoteaban los lazos naturales de la conciencia,
  7. porque el justo Lot, que habitaba entre ellos, cada día sentía su psique-alma justa atormentaba, viendo y oyendo los hechos inicuos de ellos;
  8. sabe el Señor librar a los piadosos de las tentaciones y de las peripecias y reservar a los criminales para ser castigados aquel gran día del juicio,
  9. y especialmente los que siguen los deseos impuros de la carne y los bajos instintos animales y desprecian la autoridad del Señor. Atrevidos y arrogantes, no tienen miedo en blasfemar y burlarse contra los seres gloriosos, los ángeles,
  10. cuando los mismos ángeles, aun siendo superiores en fuerza y en poder, no se atreven a pronunciar contra los malignos espíritus ninguna injuria en presencia del Señor.

 

Esclavos a los pazos que arrastran a los demás a la perdición, 2:12-23.

  1. Estos hombres heréticos son como animales irracionales, nacidos para seguir los impulsos de los instintos animales, destinados por ley natural a ser cazados y a morir; hablan mal e insultan contra las cosas que no conocen, es decir, contra los ángeles, y morirán como los animales;
  2. ése será el pago merecido por sus injusticias e iniquidades; ya que por su hedonismo tienen por delicia el gozar día y noche de diversiones y deleites carnales y mundanos. Estos son hombres corrompidos e inmundos, quienes aun mientras banquetean con vosotros, se recrean en sus errores y engaños.
  3. tienen sus ojos llenos de deseos indecentes y adúlteros y no se hartan de pecar continuamente; seducen a las psiques inestables que no están bien sostenidas en la fe y en la virtud; tienen el corazón habituado a la avaricia, a la codicia y al hedonismo, ¡son hijos de la maldición!
  4. Abandonaron el buen camino, se extraviaron y siguieron el mal ejemplo de Balaán, hijo de Beor, que habiendo amado el salario de la injusticia, (cuando recibió dinero del rey de los Moabitas para maldecir injustamente bajo su conocimiento al pueblo de Dios),
  5. y fue reprendido por su iniquidad; pues una muda bestia de carga, un burro, hablando con voz de hombre, refrenó la locura del profeta.
  6. Éstos son secos como fuentes sin agua, nubes azotadas por el viento, a quienes les aguardan densas tinieblas eternas del Hades.
  7. Porque estos con sus discursos pomposos, falsos y vacíos, despiertan los deseos carnales y el desenfreno de aquellos que apenas habían logrado escapar de los que viven en el error y en el engaño del pecado.
  8. Les prometen la libertad, mientras ellos son esclavos de los pazos y de la corrupción que conduce a la destrucción; porque de aquel pazos por el que uno ha sido vencido, en este pazos se ha esclavizado.
  9. En efecto, si después de haber escapado de la corrupción y de las contaminaciones del mundo pecador, mediante la gnosis-conocimiento espiritual del Señor y Salvador Jesús Cristo, se dejan de nuevo envolver y ser vencidos por ellas, y entonces su estado final viene a ser peor que el primero.
  10. Mejor les hubiera sido no haber conocido el camino de la justicia que, después de haberlo conocido, apartarse de la santa voluntad del Señor que se les había transmitido.
  11. Se cumple en ellos la verdad de aquel dicho: “El perro vuelve a comer lo que había vomitado y la cerda lavada vuelve a revolcarse en el cieno”.

 

Capítulo 3: El día del Señor vendrá y las cosas que sucederán, 1-13. Vigilantes, despiertos y puros para la recepción del juez, 14-18.

 

El día del Señor vendrá y las cosas que sucederán, 3:1-13.

3:1. Queridos hermanos, ésta es la segunda carta que os escribo. En las dos, mi propósito es el mismo: conseguir con mis consejos que penséis, entendáis y viváis ortodoxamente.

  1. Recordad los logos que os anunciaron los santos profetas en tiempos del Antiguo Testamento, y la enseñanza de los Apóstoles que es la voluntad y enseñanza del Señor y Salvador nuestro.
  2. Guardad todo esto como tesoro precioso, teniendo en cuenta que en los ésjatos-últimos días aparecerán charlatanes dominados y endurecidos por sus propios pecados, estarán viviendo según sus deseos indecentes, viciosos y astutos, burlándose de la enseñanza del Señor y de todo lo cristiano,
  3. y ospreguntarán: ¿En qué ha venido a quedar la promesa de Cristo sobre su segunda Parusía-Presencia o venida? Nuestros padres han muerto y nada ha cambiado, todo sigue igual desde que el mundo es mundo.
  4. Pero ellos cegados por sus pazos y pecados se olvidan de esto: que los cielos estaban desde el tiempo antiguo y la tierra que provino, salió del agua y por el agua subsiste y está asentada, y fueron hechos y asentados por el logos de Dios,
  5. por lo cual el mundo pecador de entonces, por mandato de Dios, pereció anegado por el agua del diluvio;
  6. pero los cielos y la tierra que existen ahora llevan atesorado dentro de ellos fuego que ha sido dado y atesorado por el omnipotente logos de Dios; y está guardado para el día del juicio y la perdición de los hombres impíos.
  7. Queridos hermanos, no debéis olvidar una cosa: que un día es ante Dios como mil años, y mil años como un día.
  8. Sin embargo el Señor no retarda el cumplimiento de la promesa, como creen algunos que le acusan de tardanza; pero que tengan en cuenta que el Señor usa su tolerancia y paciencia porque no quiere que nadie perezca, sino que todos alcancen la metania y la salvación.
  9. Pero el día del Señor vendrá como ladrón de la noche, y en el cual los cielos se desintegrarán con grande estruendo, y los elementos, abrasados, serán disueltos, y la tierra y las obras que en ella hay serán quemadas.
  10. Si todo esto ha de disolverse y desaparecer de esta manera, pensad cómo debéis ser los Cristianos en vuestras relaciones, que debéis llevar una vida santa y en piedad,
  11. esperando, sin miedo sino con alegría y esperanza, nueva tierra y acelerando del día de la venida de Dios, en la que los cielos, encendiéndose, serán deshechos, y los elementos del universo siendo quemados se fundirán.
  12. Pero nosotros los cristianos esperamos, según nos lo tiene prometido Dios, otros cielos y otra tierra nueva, en los que habitará permanentemente la justicia y la virtud”

 

Vigilantes, despiertos y puros para la recepción del juez, 3:14-18.

  1. Por lo cual, queridos hermanos, en espera de todas estas cosas altísimas y excepcionales, esforzaos por encontraros sin mancha, sin culpa y en paz en presencia del Señor y así le contemplaréis con alegría y paz.
  2. Tened en cuenta que la paciencia, la tolerancia y la magnanimidad de nuestro Señor y considerar como una oportunidad dada por Dios para nuestra salvación, como ya os lo escribió nuestro queridísimo hermano Pablo, con la sabiduría que Dios le ha dado;
  3. de hecho, así se expresa en todas las cartas cuando trata de estos temas. Es cierto que en éstas cartas se encuentran algunos puntos difíciles de entender, que los ignorantes e inestables en la fe cristiana tergiversan para su propia perdición, lo mismo que hacen con el resto de la Sagrada Escritura.
  4. Vosotros, sin embargo, queridísimos hermanos, avisados y conociendo de antemano, estad en guardia y protegeos, no sea que, arrastrados por el error de los libertinos y falsos maestros, decaigáis de vuestra firmeza en la fe cristiana;
  5. Antes bien, creced continuamente en la χάρις jaris-gracia energía increada y en la gnosis-conocimiento espiritual de nuestro Señor y Salvador Jesús Cristo. ¡A él sea infinita e increada doxa-gloria ahora y hasta el día sin crepúsculo de la eternidad! Amén.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies