«

»

Ago 16 2021

EPÍSTOLA DE PABLO A TITO 

EL NUEVO TESTAMENTO ORTODOXO

Traducido por Χρῆστος Χρυσούλας (Jristos Jrisulas) www.logosortodoxo.com, heleno-griego nativo, me he instruido en la lengua del Nuevo Testamento y la Santa Parádosi-Tradición (katharévousa), la que actualmente se habla en el pueblo fiel heleno-ortodoxo.

 

EPÍSTOLA DE PABLO A TITO  – ΠΡΟΣ ΤΙΤΟΝ ΕΠΙΣΤΟΛΗ ΠΑΥΛΟΥ

Se sugiere leer https://www.logosortodoxo.com/alfa%cf%89mega-gran-lexico-ortodoxo/

 

Capítulo 1: Saludos, 1-4. Requisitos de presbítero y obispos y lucha contra falsos maestros, 5-16.

 

Saludos, 1:1-4.

1:1. Pablo, siervo de Dios y apóstol de Jesús Cristo para dar a los elegidos de Dios la fe ortodoxa y el conocimiento de la verdad que conduce a la fe y piedad,

  1. y nos cimienta en la esperanza de la vida eterna, esa vida que prometió Dios antes de los siglos, desde la eternidad y Dios no puede mentir;
  2. y ahora, a su debido tiempo, que el mismo había definido, ha manifestado su logos, es decir, el Evangelio, mediante el kerigma evangélico que me ha sido confiado según el mandato de nuestro Salvador Dios;
  3. a Tito, mi verdadero hijo espiritual en nuestra fe común, te deseo la χάρις jaris-gracia energía increada, la misericordia increada y la paz de Dios Padre y de Jesús Cristo, nuestro Salvador.

 

Requisitos de ancianos y obispos y lucha contra falsos maestros, 1:5-16.

  1. Te dejé en la isla de Creta con el fin de que pusieses en toda regla lo que faltaba que ordenar y constituyeses presbíteros por las ciudades, conforme a las instrucciones que te he dado;
  2. que el candidato a presbítero sea irreprochable; casado una sola vez; que tenga hijos creyentes en Cristo, a los que no se les pueda inculpar de libertinaje, pródigos o desobedientes.
  3. Es necesario que el obispo sea irreprochable, como observador, administrador que es de parte de Dios; no debe ser arrogante, ni colérico, ni borracho amigo del vino, ni amigo de peleas ni de negocios sucios;
  4. al contrario, debe ser hospitalario, amigo del bien, prudente, justo, piadoso, modesto y con dominio de sí mismo,
  5. que guarde, aplique y cumpla fielmente el logos de Dios que se le enseñó, según la enseñanza del Señor y los Apóstoles, para que sea capaz y fuerte de instruir a otros exhortándolos a la enseñanza ortodoxa y santa y de refutar a los que contradicen con los logos sin fundamentos.
  6. Porque hay muchos insubordinados, charlatanes y embaucadores, enseñando logos vanos y perjudiciales que engañan y oscurecen el nus-espíritu de algunos; sobre todo este tipo de gente son los que provienen de judíos convertidos,
  7. a los que es preciso el obispo taparlos la boca. Son aquellos que envuelven familias enteras enseñando lo que no deben, llevados por el ansia de ganancias sucias.
  8. Ya dijo uno de ellos, que los de Creta le consideran como su propio profeta: “Los cretenses son siempre mentirosos, malas bestias, glotones con sus panza insaciables y holgazanes”
  9. ¡Y este testimonio es verdadero! Por eso, repréndelos enérgicamente, para que se mantengan sanos en la fe sana y ortodoxa,
  10. y dejen de prestar oídos a mitos y a fábulas judaicas y a preceptos de hombres que vuelven sus espaldas a la verdad.
  11. No tengan en cuenta sobre comidas puras o contaminadas que enseñan los falsos hermanos judíos; todo es limpio para los limpios; pero para los contaminados en el pecado y los que no tienen fe nada es puro, porque tienen contaminado su nus-espíritu y su conciencia.
  12. Hacen profesión con palabras de conocer a Dios, pero le niegan con las obras de fe, pues son abominables y rebeldes, incapaces e indignos de hacer nada bueno.

 

Capítulo 2: Obligaciones especiales de algunos Cristianos, 1-10. Fundamentación dogmática de estas, 11-15.

 

Obligaciones especiales de algunos Cristianos, 2:1-10.

2:1. Tú, en cambio, predica lo que está conforme con la enseñanza sana y ortodoxa.

  1. Enseña a los ancianos que sean nípticos-sobrios, hombres ponderados, prudentes, ortodoxos y sanos en la fe, en la agapi-amor desinteresada, en la paciencia;
  2. que las ancianas, igualmente, observen una conducta digna de personas piadosas y santas; que no sean calumniadoras, ni dadas a la bebida, sino capaces de instruir en el bien y en la verdad,
  3. a fin de que instruyan y enseñen a las mujeres jóvenes a amar a sus maridos y a sus hijos,
  4. a ser prudentes, honestas, cuidadosas de los quehaceres domésticos, buenas, sumisas a sus maridos, de modo que no den ocasión a que se blasfeme contra el logos de Dios.
  5. A los jóvenes, de la misma manera, exhórtalos a que sean prudentes y continentes en todo,
  6. presentándote como ejemplo de buenas obras, un hombre íntegro que se preocupa de su enseñanza que sea ortodoxa, sana y limpia, que inspire respeto y dignidad, estable e imperturbable de corrupción y alteración alguna,
  7. el logos que sea sano y libre de la enfermedad de la herejía, irreprochable de modo que el adversario quede en vergüenza al no poder alegar contra nosotros nada malo.
  8. Exhorta a los esclavos (o trabajadores en tiempos actuales), que se muestren sumisos en todo a sus amos o jefes, que traten de ser agradarles, que no les contradigan
  9. ni les engañen y los roben; por el contrario, que sean modelo de fidelidad perfecta, para hacer honor en todo a la enseñanza de nuestro salvador Dios.

 

Fundamentación dogmática de estas, 2:11-15.

  1. Porque se ha manifestado la fuente de la salvación que es la χάρις jaris-gracia energía increada de Dios para todos los hombres,
  2. enseñándonos a renunciar a la impiedad, a la maldad y a los deseos mundanos y a llevar una vida níptica y sobria, prudente y continente, justa y respetuosa,
  3. mientras esperamos con esperanza el feliz cumplimiento de lo que se nos ha prometido y la manifestación de la doxa-gloria luz increada del gran Dios y Salvador nuestro Jesús Cristo,
  4. que se entregó a sí mismo a la muerte cruciforme por nosotros para redimirnos y hacer de nosotros un pueblo escogido, limpio de toda contaminación y de todo pecado, dispuesto a hacer siempre el bien y buenas obras.
  5. Esto es lo que tienes que enseñar, predicar y defender con toda autoridad. Que nadie te haga de menos y te desprecie.

 

Capítulo 3: Deberes generales de los fieles, 1-7. Consejos especiales a Tito, 8-15.

 

Deberes generales de los fieles, 3:1-7.

3:1. Aconséjales que vivan sumisos a las autoridades y a los gobernantes; que les presten obediencia, que estén dispuestos a hacer siempre el bien;

  1. que no hablen mal de nadie, que sean pacíficos, comprensivos y sumamente apacibles y amables con todos los hombres.
  2. Nosotros también en otro tiempo fuimos unos tontos, insensatos, desobedientes, descarriados, esclavos de toda clase de hedonismos y deseos perversos, concupiscencias y placeres, malos y envidiosos, odiados de todos y odiándonos mutuamente unos a otros.
  3. Pero cuando se manifestó la bondad, la filantropía y al agapi-amor para con los hombres de nuestro salvador Dios,
  4. nos ha redimido y salvado, no por la justicia que hayamos practicado, sino por pura misericordia increada (energía), mediante el bautismo regenerador y la renovación que regala el Espíritu Santo,
  5. que derramó abundantemente sobre nosotros por Jesús Cristo, nuestro Σωτήρ sotir Redentor, Sanador/Psicoterapeuta y Salvador,
  6. a fin de que, justificados por Su salvífica χάρις gracia-gracia energía increada, seamos herederos de la vida eterna, conforme a la esperanza de la vida eterna que el mismo nos ha dado.

 

Consejos especiales a Tito, 3:8-15.

  1. Este logos que te escribo, es en todo verdadero y digno de crédito; y estas grandes verdades quiero que inculques constantemente a los Cristianos, para que los que han creído en Dios que no se queden solo en la fe sin obras sino que sobresalgan en buenas obras. Estas cosas son buenas y útiles para los hombres.
  2. Evita, en cambio, las cuestiones tontas, las genealogías, las discusiones y polémicas sobre la ley judaica, porque son inútiles y vanas.
  3. Al hombre herético que fomenta la división después de una y otra amonestación deséchalo; y si no te hace caso, apártate de él,
  4. conociendo, pues, que éste está extraviado de la verdad, está pervertido y, al perseverar en su pecado, se está condenando a sí mismo por su propia conciencia.
  5. Cuando te envíe a Artemas o a Tíquico, procura venir a verme a Nicópolis, pues tengo decidido pasar allí el invierno.
  6. Preocúpate de que Zenas, el abogado, y Apolós tengan todo lo necesario para el viaje.
  7. Y aprendan también los nuestros a ocuparse en buenas obras y sean los primeros en hacer el bien para los casos de necesidad, para que no sean sin fruto.
  8. Te saludan todos los que están conmigo. Saluda a todos los que nos aman por la fe en Jesús Cristo. La χάρις jaris-gracia energía increada esté con todos vosotros. Amín.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies