«

»

Ago 11 2021

EPÍSTOLA A LOS COLOSENSES

EL NUEVO TESTAMENTO ORTODOXO

Traducido por Χρῆστος Χρυσούλας (Jristos Jrisulas) www.logosortodoxo.com, heleno-griego nativo, me he instruido en la lengua del Nuevo Testamento y la Santa Parádosi-Tradición (katharévousa), la que actualmente se habla en el pueblo fiel heleno-ortodoxo.

 

EPÍSTOLA A LOS COLOSENSES ΠΡΟΣ ΚΟΛΟΣΣΑΕΙΣ ΕΠΙΣΤΟΛΗ ΠΑΥΛΟΥ

Se sugiere leer https://www.logosortodoxo.com/alfa%cf%89mega-gran-lexico-ortodoxo/

 

Colosenses 1 – Προς Κολοσσαείς 1

Capítulo 1: Saludos y agradecimientos a Dios a favor de los colosenses, 1-14. El valor incalculable de Cristo y su obra, 15-23. Luchas y padecimientos de Pablo por el kerigma a los nacionales, 24-29.

 

Saludos y agradecimientos a Dios a favor de los colosenses, 1:1-14.

1:1. Υο Pablo, apóstol de Jesús Cristo por voluntad de Dios, y Timoteo, el hermano espiritual,

  1. a los santos y fieles hermanos en Cristo residentes en Colosés, os deseamos que la χάρις jaris-gracia energía increada y la paz de Dios Padre nuestro y del Señor Jesús Cristo esté con vosotros.
  2. Damos gracias a Dios, Padre de nuestro Señor Jesús Cristo, orando siempre por vosotros,
  3. porque estamos informados de vuestra fe en Jesús Cristo y de la agapi-amor incondicional que tenéis a todos los santos, creyentes Cristianos,
  4. le agradecemos aún por la esperanza de los bienes que os están reservados en los cielos, y de los cuales ya oísteis hablar en el pasado por el logos del evangelio pleno de la verdad de Dios,
  5. el cual Evangelio está siempre presente y luminoso ante vosotros y en todo el mundo; que, como fructifica y crece en todo el mundo, así también ha sucedido entre vosotros desde el día en que oísteis y conocisteis la enseñanza evangélica y la jaris-gracia increada de Dios en la verdad,
  6. conforme aprendisteis la enseñanza del Evangelio por Epafrás, nuestro querido compañero y fiel servidor y obrero de Cristo para vuestro progreso espiritual y vuestra σωτηρία sotiría redención, sanación y salvación;
  7. quien también nos ha manifestado vuestra agapi-amor incondicional por nosotros que el Espíritu Santo ha desarrollado en vuestras psiques-almas.
  8. Por esta razón nosotros, desde el día en que oímos estas noticias, no cesamos de rogar a Dios y pedir por vosotros, para que seáis llenos del conocimiento de la voluntad de Dios con toda sabiduría e inteligencia espiritual,
  9. y os comportéis y andéis de una manera digna del Señor, intentando complacerle en todo, fructificando en toda obra buena y creciendo en el conocimiento-gnosis de Dios,
  10. dotados de una fortaleza a toda prueba por el poder de su doxa-gloria para así soportar todo con gozo y con paciencia; siempre con alegría,
  11. dando gracias al mismo tiempo a Dios Padre, que con su jaris-gracia energía increada nos ha hecho dignos y capaces de participar en la herencia, la que tendrán los santos, es decir, en la iluminada realeza increada de Dios.
  12. que nos rescató del poder de las tinieblas de los demonios y nos transportó a la Realeza increada de su Hijo amado,
  13. en quien tenemos la liberación, el perdón y la eliminación de los pecados.

 

El valor incalculable de Cristo y su obra, 1:15-23.

  1. Este el Hijo es imagen-icona de Dios invisible, primogénito que no fue creado, sino nacido antes de los siglos (preeternamente) antes que fuera creada toda la creación, de la misma usía-esencia del Dios Padre,
  2. porque por él mismo fueron creadas todas las cosas, las de los cielos y las de la tierra, lo invisible y lo visible, sean como tronos como dominaciones, como principados, como potestades; absolutamente todo fue creado por él y para la doxa-gloria a él;
  3. y él mismo atemporal y perpetuo existe antes que todas las cosas, todas subsisten en él y todo es gobernado por él.
  4. Él es también la cabeza del cuerpo, de la Iglesia, siendo el principio, el primogénito entre los muertos, para ser como hombre también el primero en todo,
  5. ya que en él condescendió y se complació el Padre que habitase en él toda la plenitud de la deidad.
  6. Quiso también por medio de él reconciliar consigo todas las cosas. Reconcilió y pacificó por la sangre de su sacrificio cruciforme, tanto los hombres de la tierra entre ellos y con Dios, como también los ángeles del cielo con todos nosotros los seres humanos.
  7. Y a vosotros, que un día fuisteis alejados de Dios y enemigos de él sobre vuestro hombre interior por vuestras obras malignas y viles,
  8. ahora os reconcilió por su cuerpo, con su propia carne con la muerte cruciforme, para haceros y presentaros limpios, inmaculados e irreprensibles ante su presencia,
  9. siempre que perseveréis sólidamente cimentados en la fe y estables e inconmovibles en la esperanza del Evangelio que oísteis, el que ha de ser predicado a toda οικουμένη icumeni tierra habitada bajo el cielo, y del cual Evangelio yo, Pablo, me hice servidor-diácono.

 

Luchas y padecimientos de Pablo por el kerigma a los nacionales, 1:24-29.

  1. Ahora encadenado y encarcelado me alegro de sufrir por vosotros, y por mi parte completo en mi carne lo que falta a las tribulaciones y sufrimientos de Cristo por su cuerpo, que es la Iglesia,
  2. de la que fui hecho servidor-diácono según la economía que Dios me dio la misión para bien espiritual vuestro, con el fin de serviros y predicar intachable y pleno el logos de Dios,
  3. es decir, predicar el plan secreto de Dios, escondido desde los siglos y desde las generaciones y ahora manifestado a los creyentes por el kerigma del Evangelio a los santos de Dios, a los Cristianos,
  4. a quienes Dios quiso descubrir cuál es la riqueza sublime de este secreto de la salvación de los hombres entre los paganos de las naciones, que es Cristo entre vosotros, por el cual todos tenemos la esperanza de adquirir la doxa-gloria luz increada eterna,
  5. a quien nosotros anunciamos aconsejando, enseñando e instruyendo a todo hombres en toda sabiduría, para hacerlo y presentarlo perfectos en Jesús Cristo;
  6. con miras a lo cual me fatigo y lucho apoyado en la χάρις gracia energía increada de Cristo, que opera poderosamente en mi interior.

 

 Capítulo 2: Asistencia cariñosa para los Colosenses y los Laodiceos, 1-15. Protegerse de los kerigmas de falsos maestros, 16-23.

 

Asistencia cariñosa para los Colosenses y los Laodiceos, 2:1-15.

2:1. Quiero que sepáis qué intensa lucha soporto por vosotros y por los que residen en Laodicea y por todos los que no me conocen personalmente,

  1. para que cobren ánimo y sean consolados sus corazones, se mantengan unidos cultivando la agapi-amor entre sí y por ella se unan armónicamente y serán informados así con sabiduría y prudencia de toda la riqueza de la verdad que se refiere a su salvación y conocerán en el fondo el misterio de Dios Padre y de Cristo.
  2. Conocer que en el Cristo se encuentran todos los tesoros de la sabiduría y de las gnosis-conocimientos que antes estaban ocultas, y se han manifestado ahora por Cristo a los fieles.
  3. Digo esto para que nadie os engañe con fantasías y razonamientos falsos que se basan en especulaciones y conjeturas e indemostrables y así os alejan de Cristo.
  4. Pues, aunque corporalmente me hallo ausente, en espíritu me encuentro en vuestra compañía, complaciéndome al ver la disposición firme de vuestra fe inquebrantable en Cristo.
  5. Pues, tal como habéis sido enseñados por Epafrás y habéis aceptado a Jesús Cristo, el Señor, vivid y comportaos como él quiere,
  6. arraigados y cimentados en Cristo; manteneos firmes en la fe tal y como aprendisteis, en continua acción de gracias a la vez a Dios que os ha entregado esta fe.
  7. Cuidado con que nadie os quite el tesoro de la fe y os engañe con falsas filosofías y vanos silogismos, apoyados en las tradiciones de los hombres y en los elementos del mundo, y no según la enseñanza de Cristo.
  8. No lo olvidéis nunca que en Cristo, dentro en su cuerpo, en su naturaleza humana que tomó por la encarnación, habita toda la plenitud de la deidad,
  9. y además en él, vosotros estáis llenos de carismas inestimables; Él es la cabeza de todo principado y potestad en el cielo y en la tierra.
  10. En él también fuisteis circuncidados no con una circuncisión hecha no por la mano del hombre, sino con la circuncisión espiritual de Cristo (en el corazón espiritual o psicosomático) recibida por el bautismo, que consiste en el despojo y eliminación de vuestro antiguo hombre carnal y pecador.
  11. En el bautismo fuisteis sepultados de una forma misteriosa o mística con Cristo, habéis resucitado también con él por la fe y la potente energía increada de Dios, que lo resucitó de entre los muertos.
  12. Y a vosotros, que estabais muertos por vuestros pecados y la circuncisión de la carne, por no haber dominado los apetitos carnales y los bajos instintos animales, os volvió a dar la vida juntamente con Cristo, y nos ha perdonado todos los pecados a todos, Judíos y Griegos o nacionales.
  13. Ha destruido el acta de nuestra culpa que había contra nosotros, que se había hecho a causa de los preceptos de la Ley mosáica, los cuales preceptos todos habíamos transgredido en la mayor parte de ellos. Esta acta condenatoria la ha quitado del medio y la ha clavado en la cruz donde por su sangre también la borró.
  14. y en la cruz, despojó y destituyó a los principados y a las potestades de los demonios, y los exhibió públicamente, triunfando contra ellos y arrastrándolos ya vencidos y débiles en su pompa triunfal.

 

Protegerse de los kerigmas de falsos maestros, 2:16-23.

  1. Por consiguiente, los preceptos de la ley quedaron abolidos, que nadie os juzgue por las comidas o bebidas o por la participación en las fiestas, primeros de mes o sábados,
  2. estas cosas son sombra y prefiguración del futuro, que se entregarían por el Nuevo Testamento; y el verdadero cuerpo, o sea, la verdad que redime y salva es el Cristo.
  3. Que nadie, os arrebate y os prive el premio de la victoria, presentándose con simulada humildad o enseñando que da culto y ora a los ángeles; este fantasioso o tipo fantasma metiéndose en cosas que no ha visto, infla su estúpido orgullo hundido a la falsa luz de su nus-espíritu y de su inteligencia racional y carnal,
  4. en lugar de adherirse a la cabeza, es decir, a Cristo, por la que todo el cuerpo, o sea, la Iglesia, sustentado y ligado por las articulaciones y junturas que se juntan entre sí armónicamente, -vivificándose por la vida en Cristo- aumenta y crece armónicamente con el crecimiento que quiere y opera el Dios.
  5. Si habéis muerto con Cristo os habéis liberado de los elementos y de las vanas enseñanzas del mundo, ¿por qué vivís aún la vida mundana y os sometéis a preceptos de falsos maestros como si todavía fueseis del mundo:
  6. no tomes, no gustes, no toques?
  7. ¿Todos éstos no son preceptos y enseñanzas humanas de cosas que con el uso se consumen? ¿Cómo es que aceptáis estos preceptos y enseñanza de estos hombres?
  8. Son preceptos que implican cierta especie de sabiduría, de afectada piedad, humildad y de cierta religión hecha a gusto de los herejes con su falsa humildad y severidad con el cuerpo, pero sin valor alguno, pues sólo tienden a satisfacer los apetitos carnales, los bajos instintos animales y pecados del antiguo hombre.

 

Capítulo 3: La nueva vida en Cristo y sus consecuencias, 1-17. Consejos para la familia, 18-25.

 

La nueva vida en Cristo y sus consecuencias, 3:1-17.

3:1. Por consiguiente, si habéis resucitado o despertado espiritualmente junto con Cristo, buscad las cosas de arriba, donde Cristo está sentado a la diestra de Dios;

  1. vuestros pensamientos, deseos y conductas sean hacia las cosas de arriba, no en las de la tierra.
  2. Porque vosotros habéis muerto espiritualmente para el mundo por el bautismo, y vuestra vida nueva está escondida con Cristo en Dios.
  3. Cuando Cristo que es nuestra vida y fuente de la vida, se manifieste gloriosamente durante su segunda parusía-presencia entonces vosotros también apareceréis y brillaréis junto con él en la doxa-gloria luz increada.
  4. Por tanto, destruid y mortificad todo lo que hay de terrenal en vuestros miembros del cuerpo: la lujuria, la impureza, los pazos pecadores, expulsar el hedonismo y deleites terrenales, los malos deseos que manchan al hombre y le conducen a malas praxis, y la ambición, la vanagloria y la avaricia que son idolatría;
  5. acciones por las que sobreviene la ira divina sobre los hijos rebeldes de la desobediencia y no arrepentidos por sus maldades
  6. y en los pecados que también vosotros andabais arrastrados en vuestra vida pasada.
  7. Pero ahora dejad todo eso: la ira, el rencor, la malicia, la vileza, los insultos y las groserías de vuestra boca.
  8. No os engañéis ni os mentís unos a otros, pues os habéis despojado del hombre viejo con sus praxis malignas y maliciosas
  9. y revestidos del hombre nuevo, que se renueva sin cesar a imagen de Cristo quien le ha creado hasta adquirir el conocimiento profundo de Dios.
  10. Y en esta nueva situación y estado renovados por Cristo, ya no hay distinción entre griego y judío, circunciso o incircunciso, bárbaro o escita, esclavo o libre, sino que Cristo es todo en todos los fieles.
  11. Vosotros, pues, como elegidos de Dios, santos amados, revestíos interiormente de misericordia, bondad, humildad, mansedumbre, longanimidad, comprensión, paciencia y apacibilidad;
  12. Soportaos y toleraos con agapi-amor incondicional unos a otros las debilidades y perdonaos si alguno tiene queja justificado contra otro. Del mismo modo que el Cristo os perdonó, así también vosotros debéis perdonaros.
  13. Pero, por encima de todo, tened agapi-amor incondicional y desinteresada, que es el lazo perfecto que conecta y une en un conjunto perfecto todas las virtudes.
  14. Que la paz de Dios reine en vuestros corazones, en esta paz (interior) fuisteis llamados por Cristo para formar un solo cuerpo. Y sed agradables y agradecidos siempre según la voluntad de Dios.
  15. Que la enseñanza del logos de Cristo habite entre vosotros con toda su riqueza, enseñándoos y exhortándoos unos a otros con toda sabiduría, con salmos, himnos y cánticos espirituales, cantando y dando gracias a Dios con todo vuestro corazón.
  16. Y todo lo que hagáis o digáis, hacedlo en nombre de Jesús, el Señor, dando gracias a Dios Padre por medio de él, que tanto nos ha beneficiado y sigue beneficiando.

 

Consejos para la familia, 3:18-25.

  1. Mujeres, someteos a vuestros maridos, como si os sometierais al Señor (quien manda esta sumisión).
  2. Maridos, amad a vuestras esposas y no os irritéis contra ellas.
  3. Hijos, obedeced a vuestros padres en todo, porque esto agrada al Señor.
  4. Padres, no exasperéis a vuestros hijos, para que no se desalienten, se desesperen y se enfaden.
  5. Esclavos o trabajadores, obedeced a vuestros jefes temporales; no sólo cuando os ven, como para quedar bien con ellos, sino de todo corazón, con honestidad y por respeto al Señor.
  6. Todo lo que hagáis, hacedlo con gusto, como si sirvieseis al Señor y no a los hombres,
  7. sabiendo que por el Señor disfrutaréis de la recompensa de la herencia de la Realeza increada de los cielos. Se os dará esto como recompensa porque así trabajáis al Señor Jesús Cristo.
  8. Al que comete injusticia le darán la paga de sus injusticias, pues no hay ante Dios acepción de personas o personalidades, todos somos iguales.

 

Capítulo 4: Perseverancia en la oración y la buena lucha, 1-6. Noticias personales y saludos, 7-18.

 

Perseverancia en la oración y la buena lucha, 4:1-6.

4:1. Amos o jefes, practicad la justicia y la equidad con los siervos o trabajadores, en nombre de la agapi-amor fraternal, puesto que sabéis que también vosotros tenéis a vuestro amo en el cielo.

  1. Perseverad todos en la oración, siempre en nipsis, alerta y a la vez dando gracias a Dios,
  2. pidiendo en vuestras oraciones también por nosotros, para que Dios abra la puerta de nuestro logos para proclamar con facilidad el secreto/misterio de Cristo, por el que ahora estoy encadenado.
  3. Pedid al Señor para que me ayude a anunciarlo a los hombres con el lenguaje conveniente.
  4. Portaos sabiamente con serenidad y prudencia con los hombres de afuera de la Iglesia de Cristo, aprovechando bien vuestro tiempo para hacer el bien.
  5. Que vuestra conversación sea siempre agradable, sazonada con la sal de la jaris-gracia increada, sabiendo cómo debéis responder con discernimiento a cada uno, de modo que sean según Dios agradables a los hombres.

 

Noticias personales y saludos, 4:7-18.

  1. Tíquico, hermano muy querido, fiel servidor-diácono del Señor y compañero de trabajo en la obra del Señor,
  2. os lo envío precisamente que tengáis noticias mías y lleve el consuelo a vuestros corazones.
  3. Con él va Onésimo vuestro paisano, fiel y querido hermano. Ellos os informarán de todo cuanto aquí llevamos a cabo.
  4. Os saluda Aristarco, mi compañero de prisión, y Marcos, el primo de Bernabé, de quien recibisteis instrucciones, si llega a vosotros, acogedle,
  5. y Jesús, llamado Justo os manda un abrazo. Éstos son los únicos de los Cristianos circuncisos, que trabajan conmigo aquí en Roma para el kerigma de la realeza increada de Dios; ellos me sirvieron de consuelo en mi tribulación en la cárcel.
  6. Os saluda Epafrás, vuestro compatriota, siervo de Jesús Cristo, que continuamente se esfuerza suplicando por vosotros, para que os mantengáis firmes y totalmente sometidos a la voluntad de Dios.
  7. Soy testigo de lo mucho que se preocupa por vosotros, por los cristianos de Laodicea y por los de Hierápolis.
  8. Os saluda Lucas, el médico tan querido, y Dimas.
  9. Saludad a los hermanos de Laodicea, a Ninfas y a la Iglesia que se reúne en su casa y constituyen la Iglesia en casa.
  10. Cuando vosotros hayáis leído esta epístola, procurad también que sea leída en la Iglesia de Laodicea, y la de Laodicea leedla también vosotros.
  11. Decid a Arquipo que procure cumplir bien el servicio sagrado que el Señor le ha encomendado.
  12. El saludo es de mi puño y letra: Pablo. Acordaos de que estoy en la cárcel, para que mis cadenas sean el ejemplo en vuestra vida cristiana y trabajo. Que la χάρις jaris-gracia energía increada de nuestro Señor esté con vosotros. Amín.

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies