«

»

ene 21 2015

I Epístola a los Corintios 12, 13, 14

 

5256159524_cdbfaca948_med

 

I Epístola a los Corintios 12. 13. 14

(Traducción hecha del original en griego clásico)

12.- Los dones del Espíritu

1 Con relación a los dones espirituales, hermanos, no quiero que lo ignoréis.

2 Sabéis que cuando erais gentiles, paganos, estabais arrastrados y empujados a los ídolos inanimados y mudos.

3 Por tanto, os hago saber que nadie que hable movido por el Espíritu de Dios llama anatema (o maldice) a Jesús; y nadie puede llamar y confesar a Jesús Señor, sino por el Espíritu Santo (inspirado por y con Su energía increada jaris-gracia).

4 Ciertamente, hay diversidad de dones, pero el Espíritu es el mismo.

5 Y hay diversidad de ministerios y actividades, pero el Señor es el mismo.

6 Y hay diversidad de operaciones y energías increadas, pero el mismo Dios opera y energiza en todos y reparte todas estas cosas.

7 Pero en cada uno el Espíritu se manifiesta (dando estos carismas mediante la luz y la energía increada) para el bien espiritual común.

8 Porque a éste es dada por el Espíritu logos de sabiduría; a otro, logos de gnosis-conocimiento según el mismo Espíritu;

8 Porque el Espíritu da a uno la sabiduría divina para entender profundamente y enseñar con certeza y claridad las altísimas verdades de la fe; a otro, la capacidad de explicar y transmitir la sanadora y salvífica gnosis increada-conocimiento divino; según el mismo Espíritu;

9 a otro, fe viva para hacer milagros, por el mismo Espíritu; y a otro, carisma de sanaciones, curaciones por el mismo Espíritu;

10 a otro, la potencia de las energías increadas para hacer obras sobrenaturales; a otro, profecía; a otro, discernimiento de espíritus (y discernir los falsos de los verdaderos profetas o teólogos y hombres espirituales); a otro, el carisma de hablar diversas lenguas; y a otro, el carisma de interpretar lo que se dice en distintas lenguas.

11 Pero todo esto, son energías increadas del mismo y único Espíritu el que actúa, donando sus dones pequeños y grandes a cada uno en particular como él quiere.

12 Porque así como el cuerpo es uno, y tiene muchos miembros, pero todos los miembros del cuerpo, siendo muchos, son un solo cuerpo, así también el Cristo (junto con todos los fieles, indistintamente los carismas que tengan, constituye un cuerpo espiritual).

13 Porque todos hemos sido bautizados en un solo Espíritu para formar un solo Cuerpo, sean judíos o helenos, sean esclavos o libres y de un mismo Espíritu todos hemos bebido (el agua viva, que es la energía increada jaris dentro a la Iglesia).

14 Además el cuerpo no se compone de un solo miembro sino de muchos.

15 Si el pie dijera: «Como no soy mano, no formo parte del cuerpo», ¿acaso por eso no seguiría siendo parte del cuerpo?

16 Y si el oído dijera: «Ya que no soy ojo, no formo parte del cuerpo», ¿acaso dejaría de pertenecer al cuerpo?

17 Si todo el cuerpo fuese ojo, ¿dónde estaría el oído? Si todo fuese oído, ¿dónde estaría el olfato?

18 Pero el Dios ha colocado a cada uno de los miembros en el cuerpo, como él quiso.

19 Porque si todos fueran un solo miembro, ¿dónde estaría el cuerpo?

20 Ahora son muchos los miembros, pero el cuerpo es uno solo.

21 Ni el ojo puede decir a la mano: No te necesito, ni tampoco la cabeza a los pies: No tengo necesidad de vosotros.

22 Antes bien los miembros del cuerpo que parecen más débiles, son los más necesarios;

23 y a aquellos del cuerpo que nos parecen menos dignos, a éstos vestimos más dignamente; Así nuestros miembros menos dignos son tratados con mayor respeto y con más decoro.

24 Porque los que en nosotros son más decorosos, no tienen necesidad; pero el Dios ordenó armónicamente el cuerpo, dando mayor honor a los miembros que más lo necesitan,

25 para que no haya desavenencia en el cuerpo, sino que los miembros todos se preocupen los unos por los otros.

26 De manera que si un miembro padece, todos los miembros padecen con él, y si un miembro es glorificado, todos los miembros gozan con él y participan de su alegría.

27 Vosotros, pues, sois el cuerpo de Cristo, y miembros cada uno en particular; 28 y así los puso el Dios en la Iglesia, en primer lugar apóstoles, luego profetas, lo tercero maestros, luego los que hacen milagros, después los que sanan, los que ayudan a los necesitados, los que administran y los que tienen el don de lenguas (cada uno según su capacidad ha recibido su carisma y su sitio de Dios).

29 ¿Acaso son todos apóstoles? ¿son todos profetas? ¿todos maestros? ¿hacen todos milagros?

30 ¿Tienen todos dones de sanidad? ¿Todos tienen el don de lenguas o el don de interpretarlas?

31 Procurad, pues, los dones mejores. Pero yo os muestro un camino más excelente todavía, el camino de la agapi. (agapi-amor divino y energía increada).

 

13. Canto a la agapi increada, amor divino y desinteresado

1 Aunque hable las lenguas de los hombres y de los ángeles, si no tengo agapi-amor no soy más que una campana que suena o como unos platillos o címbalos resonantes.

2 Aunque tenga el don de profecía y conozca todos los misterios y las voluntades de Dios y toda la ciencia, y aunque tenga tanta fe que traslade las montañas, si no tengo agapi-amor, no soy nada.

3 Aunque reparta todos mis bienes entre los pobres, y entregue mi cuerpo a las llamas para gloriarme, sino tengo agapi-amor, de nada me sirve.

4 La agapi-amor aleja la ira, es magnánima, paciente, tolerante; la agapi no tiene envidia, no es presumida, ni se infla de orgullo y prepotencia,

5 no hace nada feo e indebido, no es grosera ni egoísta y no busca sus intereses, no piensa mal para su prójimo, ni se irrita, no toma en cuenta el mal del otro;

6 La agapi-amor no se alegra por la injusticia; se alegra y goza cuando domina la verdad,

7 todo lo disimula, sufre y aguanta, todo lo cree, todo lo espera, todo lo tolera.

8 La agapi-amor jamás decae y nunca falla; Pero, las profecías que hay ahora como dones del Espíritu Santo desaparecerán, las lenguas cesarán y las gnosis, conocimientos caducarán.

9 Todo esto en la vida futura quedará abolido, porque parcialmente conocemos y profetizamos.

10 Cuando vega lo perfecto, entonces desaparecerá lo parcial e imperfecto.

11 Esto que os escribo, lo comprenderéis con el siguiente ejemplo: Cuando yo era niño pensaba, razonaba y hablaba como un niño. Cuando llegué a ser hombre, se despojaron y desaparecieron las cosas de niño, las niñerías.

12 Porque ahora vemos confusamente como en un espejo de manera que quedan muchos enigmas e interrogantes que no podemos explicar. Entonces veremos y será claramente cara a cara, (en persona a Persona o hipóstasis a Hipóstasis). Ahora conozco parcialmente la verdad, pero entonces tendré perfecta la gnosis, tan perfecta como cuando fui reconocido por Dios (como apóstol).

13 Esto se hará en el futuro. Ahora hay tres cosas que permanecen: la fe, la esperanza y la agapi. Pero la más grande de ellas es la agapi (energía divina increada y amor desinteresado).

 

14.1-25 Profecía y glosolaliá (clamar o hablar en lengua)

1 Buscad la agapi-amor; y procurad los dones espirituales, pero sobre todo que profeticéis o teologizéis, (es decir, la inspiración, por la energía increada jaris, del carisma de profecía o teología para enseñar a los creyentes).

2 Porque el que clama-habla en lengua no habla-clama a los hombres, sino a Dios; pues nadie le entiende, aunque por el Espíritu habla misterios, (es decir, su psique iluminada está dirigida por la energía increada del Espíritu Santo y habla verdades místicas o logos inefables).

  1. Pero el que profetiza (teologiza) habla a los hombres para edificación, exhortación y consolación.
  2. El que habla-clama en lengua, (por supuesto que siente la energía increada del Espíritu Santo que le inspira e ilumina) y se edifica a sí mismo; pero el que profetiza (teologiza), enseña y edifica a toda la congregación de los fieles de la Iglesia.

5 Así que, quisiera que todos vosotros hablaseis en lenguas, pero más que profetizaseis; porque mayor es el que profetiza (teologiza) que el que habla en lenguas, a no ser que el mismo las interprete y explique para que la iglesia, los creyentes, reciban edificación espiritual.

6 Ahora pues, hermanos, si yo voy a vosotros hablando en lenguas, ¿qué os aprovechará, si no os hablare con apocálipsis (revelación de Dios), o con gnosis (conocimiento), o con profecía (teología), o con enseñanza?

  1. Así sucede con los instrumentos de música inanimados, como la flauta o la guitarra; si no dan distintamente los sonidos, ¿cómo se conocerá lo que se toca con la flauta o con la guitarra?

8 Y si la trompeta de guerra diere sonido confuso, ¿quién se preparará para la batalla?

9 Así también vosotros, si por la lengua no diereis logos bien comprensible, ¿cómo se entenderá lo que decís? Es como si hablarais al viento.

10 Tantas clases de idiomas hay, seguramente, en el mundo, y ninguno de ellos carece de significado.

  1. Pero si yo desconozco el valor del lenguaje seré un bárbaro, como extranjero para el que me habla; y el que me habla, un bárbaro ο como extranjero para mí.

12 Así también vosotros, pues que anheláis dones espirituales, pedid que os los de en abundancia para edificación y crecimiento espiritual de la iglesia, los fieles.

13 Por lo cual, el que habla o clama en lengua, pida en oración poder interpretarla.

  1. Porque si oro con el carisma de lengua, ora mi espíritu (nus o espíritu del corazón de la psique que se encuentran bajo la jaris la energía increada del E. Santo), pero mi mente o intelecto queda sin fruto (porque no puede conceptuar, intelectualizar y ofrecer beneficio espiritual a los demás).
  2. Entonces, ¿qué hacer? Oraré con el carisma en espíritu, pero oraré también con la mente-intelecto (entendiendo y explicando lo dicho). Cantaré salmos con el carisma en espíritu, pero también los cantaré con la mente o intelecto.
  3. Porque si con el carisma de lenguas glorificas a Dios ¿cómo dirá «amén» a tu acción de gracias el que ocupa el lugar del particular o simple oyente no iniciado, puesto que no sabe lo que has dicho?

17 Porque tú, bien das gracias y glorificas a Dios; pero el otro no está edificado espiritualmente.

  1. Doy gracias a Dios porque me ha dado el carisma y hablo en lenguas más que todos vosotros;

19 pero en la iglesia prefiero hablar cinco palabras con mi entendimiento, para enseñar también a otros, que diez mil palabras en lengua desconocida.

20 Hermanos, no seáis niños en el modo de pensar, sino sed niños en la malicia, pero maduros en el modo de pensar.

21 En la ley del A. Testamento está escrito: En otras lenguas y con otros labios hablaré a este pueblo; y ni aun así me escucharán, dice el Señor.

22 Así que, las lenguas sirven de señal sobrenatural, no a los creyentes, sino a los incrédulos (para que vuelvan en la fe); pero la profecía (teología), no a los incrédulos, sino a los creyentes (para que espiritualmente sean edificados e iluminados).

23 Si, pues, toda la iglesia se reúne en un solo lugar, y todos hablan en lenguas, y entran particulares ignorantes (que no saben que son los carismas) o incrédulos, ¿no dirán que estáis locos?

24 Pero si todos profetizan (teologizan), y entra algún incrédulo o algún particular ignorante, por todos es investigado y examinado en su interior;

25 y así lo oculto de su corazón se hace manifiesto; así, postrándose sobre el rostro, adorará a Dios, declarando en público que el Dios verdaderamente está entre vosotros.

 

26-40 Cánones prácticos para el buen uso de los carismas

26 Por lo tanto hermanos, cuando os reunís, cada uno de vosotros tenga salmo, tenga enseñanza, tenga lengua, tenga apocálipsis-revelación, tenga interpretación, hágase todos estos carismas (inspirados por el Espíritu Santo) para edificación e iluminación espiritual de los fieles.

27 Si habla alguno en lengua, sea esto por dos, o a lo más tres, y por turno y uno interprete.

28 Si no hay quien interprete, calle en la iglesia, y hable consigo mismo y con Dios.

  1. En cuanto a los profetas (teólogos), hablen dos o tres, y los demás juzguen si es un profeta o un falso profeta.
  2. Si algún otro que está sentado tiene una apocálipsis-revelación, cállese el primero.
  3. Pues podéis profetizar (teologizar) todos por turno para que todos aprendan y sean exhortados y consolados.
  4. Los espíritus de los profetas (teólogos) o los carismas de las profecías están sometidos a los profetas-teólogos, así pueden hablar o callar cuando lo quieran;

33 pues el Dios no es Dios de confusión, sino de paz.

34 Como en todas las iglesias de los santos, vuestras mujeres callen en las congregaciones; porque no les es permitido hablar, sino que estén sumisas, como también la ley lo dice.

35 Y si quieren aprender algo, pregunten en casa a sus maridos; porque es indecoroso que una mujer hable en la congregación.

36 ¿Acaso ha salido de vosotros el logos de Dios, o sólo a vosotros ha llegado?

37 Si alguno se cree profeta (teólogo), o guía espiritual, reconozca que lo que os escribo son mandamientos del Señor.

38 Pero si persiste en ignorarlos, pues, que permanezca en su ignorancia por la que dará cuentas.

  1. Por tanto, hermanos, aspirad al don de la profecía (teología), y no estorbéis que se hable en lenguas.

40 pero hágase todo decentemente y con orden.

Traducido por: χΧ jJ 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*