«

»

feb 12 2013

HOMILÍA 2ª GENESIS MITILINEOS

Genesis

Refiriéndonos a la cosmología cristiana, en la homilía anterior habíamos analizado el “En principio hizo Dios el cielo y la tierra” (Gen 1,1), que es la primera fila, del primer capítulo de la Santa Escritura. Habíamos dicho qué significa esto de “en principio”. Dijimos que expresa tiempo y que Dios junto con el cosmos cimentó, formó también el tiempo y que el tiempo y el espacio son dos elementos que se unen, conectan entre sí y nos es posible entender, es incomprensible, no puede captarlo la mente humana que estos se separen. Porque cada metábole, cambio de la creación, aunque sea estática o inamovible, no hay nada inamovible, las metáboles, cambios expresan tiempo. Y decíamos que el creador del tiempo es Dios. Porque “en principio Dios creó el cielo y la tierra”. También vimos sobre el tema del tiempo, puesto que ya se puso el principio, también se pondrá final. Y algo que empieza termina. Y que tenemos dos tesis: Una el final del mundo de parte física y otra es la teoría de la muerte térmica del universo, es la ley de la entropía, que es cuando todos los puntos de la energía están en el mismo nivel. Acordaos que dije el ejemplo del mar que es del mismo nivel y entonces ya no tenemos productividad de energía, y esto se llama muerte térmica del universo, porque la forma más baja de energía el calor que ya no puede rendir, cae porque todos sus puntos están al mismo nivel. Diríamos que la energía calor es la más baja, pobre. La primera forma de energía es la luz y la última forma es el calor. Esto del lado físico nos los confirma la misma ciencia que existe final. Algunos dicen, principalmente el materialismo, que no existe final de la creación ni principio. Qué Dios, dicen, ha hecho al mundo, esto es paradójico. Sí, esto es paradójico lo que dicen ellos de parte lógica. Porque todo lo que tiene metábole, cambio, todo lo que tiene el sello del tiempo, esto significa que terminará porque empezó. Pero el hombre no pudo captar el concepto del principio. Porque no puede captar que existe antes del principio. Esto lo veremos un poco más abajo este punto sobre la creación y el espacio.

Y un segundo punto sobre el tema del principio que expresa tiempo, que no es sólo la tesis de la física que acaba el mundo porque empezó, sino que es también la tesis apocalíptica. Es decir, que cuando decimos que termina la creación porque empezó, no significa que desaparece o se hace cero, sino que cambiará, se transformará y os había dicho el ejemplo de la prenda vieja. El ejemplo no es mío es de la Santa Escritura del Salmo 101, 20- 26, que dice que todos los cielos y todo como una chaqueta envejecerán y girará lo de dentro hacia fuera y los renovará. Este “de dentro hacia fuera” es una icona, imagen, esto lo sabe Dios no podemos captarlo. Porque entonces ya no tendremos más que un tiempo de tipo peculiar que se llama perpetuidad o eternidad. Esta es la vida eterna. Ay, con qué facilidad decimos que ganes la vida eterna. Si pudiéramos profundizar en estas cosas, que los hombres de apariencia superficial y vanidosa con una raya fácilmente las borran sin interés alguno, que manifiesta la frivolidad del hombre. Pero, si Dios cimentó el tiempo, está claro que Dios está fuera del tiempo. Si yo cimiento la casa, yo estoy fuera del cimiento que pongo. Porque no tendría sentido que yo cimiente y yo mismo sea el cimiento, sería inconcebible. Dios, pues, cimienta el tiempo y está fuera del tiempo, que significa que es el Kirios (Dueño y Señor, Soberano,) del tiempo. Significa que Dios no envejece. Qué difícil es expresar estas cosas, la Santa Escritura está escrita en la lengua popular para que sea entendida por los niños pequeños, los hombres analfabetos, por todos los hombres. Hay una bella expresión en la Santa Escritura que dice “el viejo de los tiempos” y se presenta Dios y Cristo en el Apocalipsis, con barbas blancas y pelos blancos como la nieve y se llama “el viejo de los tiempos” pero principalmente se dice así el Padre. Es decir, el que ha envejecido demasiado por la edad. ¿Qué significa se ha envejecido? Significa, por expresarlo de alguna manera, a este que no le vence el tiempo, es el más antiguo de todos y de todo, pero existe. Es una expresión popular como os dije, para decirnos la Santa Escritura que Dios está fuera del tiempo, no podemos expresarlo de otra manera. Como veremos un poquito más abajo, Dios también está fuera del espacio. Dios es omnipresente y a la vez no tiene ninguna relación con el tiempo ni con el espacio. Exactamente como el pintor, pone su sello al lienzo que pinta, pero no tiene ninguna relación con el lienzo que pinta, no está dentro del lienzo sino que está fuera. A pesar de eso su genio, su pintura, sus cualidades artísticas, las coloca encima del lienzo, pero él no está allí. Así también Dios.

         8´ Ahora voy a la siguiente palabra: “creó” que significa hace, constituye, construye, es decir, el creador. En la lengua helénica “crear” tiene muchas fases pero tiene sólo un significado que es que hago algo de lo que existe. De algo que no existe no puedo hacer algo. Pero, como la Santa escritura quiere hablar del cero, el tal cero en el pensamiento helénico es lo que el mismo cero dice, que no existe. El filósofo del pensamiento heleno dirá que no existe el cero, aunque en las matemáticas lo utilizamos como símbolo. Atención aquí, el heleno dice no existe el cero, el hebreo dice por apocalipsis (revelación) que el cero existe, porque antes de hacerse lo que se ha hecho existía el cero. Incomprensible, lo veremos un poquito más abajo. Por eso en la filología hebrea se formula un verbo que expresa la creación del ser, existencia y del no ser o inexistencia. Este verbo en hebreo se llama “barac” que significa “crear”. Pero el “barac” tiene dos significados. El primero quiere decir “crear” de cero, los latinos lo dirían “primera creación”, y el segundo significado del verbo “barac” quiere decir crear del ser, de algo que existe y los latinos lo dirían “segunda creación”. Para entenderlo mejor un ejemplo: Para que hagáis una prenda de punto sin que os dé pelo y me diréis dame pelo para hacértelo punto o una chaqueta. Lo primero es del cero y lo segundo es de lo que existe, es decir, tenéis el pelo y podéis hacer el punto. 12´  Así que significa que Dios “barac crea” el cielo y la tierra, por lo tanto creó de cero y después configuró, formó y o hizo evolucionar lo que había creado de cero. Pero cuando Dios crea, está fuera de lo que crea. Cuando formo un objeto, estoy fuera de este objeto. Atención, esto es muy importante. Aquí en esto las distintas corrientes, sobre todo filosóficas principalmente helenas, son diversas, porque no pudieron captar estas verdades apocalípticas, revelativas. No podían captarlas, es normal, se debía de (apocaliptar) revelar toda esta verdad, porque la mente humana engañada y oscurecida no podía captar estas cosas.

Aquí ahora debemos ver cuál es la relación de Dios con el cosmos-mundo. Lo primero es que puede haber una creación de emanación o derramamiento. ¿Qué quiere decir eso? Porque esto lo sostenían los filósofos estoicos. Y aquí, ahora debemos ver cuál es la relación de Dios con el cosmos-mundo. Como os decía la otra vez, y lo estaré repitiendo que: puede ser que todas estas cosas parezcan teorías, pero son fundamentales. Porque uno me decía, quizás no son tan espirituales estas cosas. Le contesto: Como no, sin son Santa Escritura, ¿es posible que no sean espirituales? Y cuando uno cimienta estos conceptos ¿entonces uno puede ser engañado? No. Como os diré más abajo sobre el panteísmo, que se arrastran y engañan nuestros jóvenes de yoguísmos o los gurú etc, sobre todo los universitarios. Porque el día de mañana os invitarán a escuchar una conferencia sobre todo esto y seréis engañados, no sabréis que lugar tomar. Y no podréis percibir que allí en estas cosas la relación con Dios y el mundo es una tesis panteísta (todo dios). Estos temas son importantísimos. Por eso mucho os ruego poner mucha atención y veréis que saldrá mucho trabajo espiritual de esto.

15´Pero vuelvo al tema. Los filósofos estoicos decían que la relación del mundo es relación de emanación o derramamiento. Es decir, ¿cómo se hizo el cosmos-mundo? Como no podían captar que la creación se hizo de cero, por eso dijeron que el cosmos salió de la esencia de Dios. Y el cosmos-mundo constituye una parte de la esencia de Dios. De la misma manera que cuando tomamos un panal lleno de miel, este ejemplo es de los estoicos, de la manera que están hechos los panales la miel está dentro y no cae. Pero si apretamos este panel, entonces la miel empieza a fluir, derramarse. Así dicen que provino el mundo de Dios. Y cuando decimos que Dios hizo el mundo, significa según ellos, que el cosmos-mundo fluyó, surgió o fue derramado de la esencia de Dios. Por lo tanto, el mundo participa de la esencia de Dios. Eso es una cosa extranjera. Aquí pone el verbo “crear” que significa que Dios no tiene ninguna relación de parte de esencia con el cosmos-mundo. Una cosa es la esencia de Dios que es increada y otra la esencia del cosmos-mundo. No es derrame o emanación de la esencia de Dios. Os diré un punto. Si el cosmos-mundo peca, entonces significa que peca la esencia de Dios, puesto que el cosmos-mundo procede de Dios. He aquí una oposición que el mundo no es derrame o emanación de la esencia de Dios. Sino que es creación y está fuera de la esencia de Dios.

Platón decía otra tesis. Que Dios no creó el cosmos-mundo. Para él, Dios siempre existe eternamente sin principio ni final, y también el cosmos-mundo siempre existe sin principio ni final, es decir, que el mundo no fue creado. Entonces Platón introduce dos principios filosóficos; el principio Dios y el principio cosmos-mundo. ¿Entonces Dios qué relación tiene con el mundo? Simplemente Dios tenía delante suyo la materia la cual existe pero deformada y la transforma. Por consiguiente, según Platón la relación de Dios con el cosmos-mundo es relación de transformador, es relación de decorador, que Dios decora la creación, pero la creación siempre existía, existe y existirá. Esto dice hoy el materialismo. Me diréis qué coincidencias raras. Saben que el materialismo no quiere saber nada sobre Platón, que le considera idealista y no se siente nada bien con él. A pesar de eso, este principio de Platón es el principio del materialismo. Os diré lo que el materialismo dice sobre el cosmos, como lo ponen en el diccionario filosófico: El mundo, es decir, la materia existía, existe y existirá es un fuego eterno, es decir, sin principio ni fin. Como Dios también es sin principio ni final, por lo tanto, es tesis platónica. El que Dios tenga delante de él la creación, no la hizo Dios sino que la transforma. Es como si doy al alfarero un trozo de barro para que me haga un jarrón. Pero el alfarero no ha hecho el barro, simplemente lo transforma. Esta tesis es ajena, totalmente extranjera en la enseñanza cristiana. Por la sencilla razón que Dios no es extranjero del mundo que crea. Si tuviera tiempo os diría también el tercer elemento de Platón que son las ideas. Las ideas son el prototipo (modelo) y copia los prototipos y hace al cosmos-mundo, es decir, que transforma al mundo de acuerdo a las ideas, estos eternos prototipos (modelos). Cosas que no tienen ninguna relación con la creación por parte cristiana.

Por lo tanto, Dios creó el cosmos-mundo, es el Kirios, (Dueño y Señor, Soberano) del mundo, como veremos, por lo tanto ama al cosmos-mundo y todo es creación Suya. No permanecen ajenas, ni extranjeras, no están enajenadas las creaciones de Dios. Lo digo este punto porque muchas veces algunos materialistas dicen que son idealistas no materialistas y toman frases y tesis de Platón y creen que son tesis cristianas. Las tesis de Platón no tienen ninguna relación con las tesis de la apocálipsis (revelación), del Evangelio y del Cristianismo, ninguna relación. Esto lo digo también para que no seáis engañados, porque se dice mucho esto.

         Y una tercera cosa falsa que se dice sobre la relación del mundo con Dios. Saben que esto es un gran problema, el llamado problema teológico o cosmológico en la filosofía. Es que Dios se identifica con el cosmos-mundo. Y cuando decimos cosmos-mundo o Dios es la misma cosa. Y que el dios cosmos se crea a sí mismo. Esto se llama panteísmo (todo dios),que quiere decir, que todo lo que existe es Dios, todo dentro de la creación es un trozo de Dios. Pero entonces, sabemos muy bien que la creación no tiene conciencia es inconsciente, el sol y la luna no tienen conciencia no son personas. Un ejemplo sencillo, sólo voy a tomar nuestro pequeño barrio, el sol y nuestra tierra, aunque tenemos influencia del universo entero. Cuando por la iluminación del sol tenemos tantas transformaciones e influencias sobre la tierra, como invierno, verano, la lluvia, nieve, vientos, sequedades etc. tantas y tantas transformaciones las conocidas que existen. ¿Esto se hace por y con conciencia? ¿Es decir, sabe el sol lo que hace? ¿Sabe la tierra lo que le pasa y hace? Sin duda, no. Hasta un niño pequeño si le preguntamos no lo dirá esto. Porque no hay conciencia, no existe yo. ¿Cómo pues, es posible en una creación que tiene el sello de la dinamis (fuerza, potencia), de la sofía-sabiduría y de la agapi (amor) sean conseguidas estas cosas de manera sorprendente y sean resultado de una inconsciente energía? Imposible. A pesar de esto, hijos míos, todas las religiones orientales que se han introducido en occidente tienen un pedestal panteísta. Budismo, Hinduismo todas estas cosas que ahora las traen aquí a Grecia, a Europa, a América, los gurús, yoga etc, el año pasado os dije algo sobre esto. Yoga quiere decir ejercicio y hacen allí varios ejercicios, pero no son simples ejercicios, atención estos hombres engañan. Os dicen que un ejercicio, gimnasia simple, pero no es nada de esto, sino que tiene carácter teletúrgico, oficiante. 25++++ Como nosotros decimos la oración de Jesús, ellos dicen repetidamente jare crisna, jare crisna es decir, regreso al crisna, volver al dios todo, es decir, panteísmo. Atención, cuidado no seamos engañados. El masonismo también es panteísmo. La teosofía tiene su origen del budismo, hinduismo es panteísmo.

No creáis que son cosas lejanas y no nos concierne. Están aquí dentro y alrededor de nosotros. Os diré una expresión, porque estas expresiones son muchas veces las que traicionan o predisponen, decimos: ¡Qué flor más bella, que hace la naturaleza! Esto es panteístico. ¿La naturaleza hace o Dios? Veis y lo decimos en nuestra vida diaria. Crea la naturaleza. Diríamos no señores no crea la naturaleza sino Dios crea. Mi Padre dice Cristo hasta ahora trabaja y yo trabajo, yo el Dios Logos que lo he creado todo, trabajo y mi padre también. ¿Qué trabaja? ¿Todo lo que existe? No que Dios hace nuevas cosas, porque Dios cesó la creación. Entonces, ¿cómo trabaja? Manteniendo, gobernando, dirigiendo todo. Así que vemos que Dios no se identifica con la creación.

         Recapitulo los últimos puntos. La creación, siempre en relación con Dios no es resultado de derramamiento o emanación de Dios, como decían los estoicos, ni como decía Platón que el mundo y Dios son co-principiantes, sin principio ni fin, es decir, existe Dios y existe el cosmos, sin principio ni final los dos. Y tercero que Dios no se identifica con la creación. Está fuera de su creación como esencia, que la tesis panteísta la identifica. Esto significa que el lado ortodoxo cristiano, el apocalíptico es que Dios crea proyección exterior, lo que hace es fuera de Dios, esto se dice “proyección exterior”, proyecta exteriormente. Lo que Dios hace lo hace sin que este algo preexistiese, y aún sin que este algo tenga relación de propia esencia de Dios. ¿De dónde lo hace esto Dios? Pues, de cero. Aquí ahora hemos encontrado un sueño de nuestra lógica.

         29´¿Qué quiere decir de cero? Dirá que de cero, que no entendemos nada. Aristóteles decía: de cero, tenemos cero. Era un dogma filosófico. Es algo autodemostrable, obvio, del cero no podemos sacar nada, no existe cero, lo decíamos antes. A pesar de esto, este incomprensible para el pensamiento humano viene el Logos de Dios a decirnos que: Dios de cero hizo todo. La madre Solomoní de los siete Macabeos decía a su hijo menor: “Hijo mío, no olvides que Dios del no ser, de la nada al ser, a la existencia produjo todas las cosas”. Todo lo creó de la inexistencia, es decir, de cero. Es una tesis antilógica. No la entendemos.

Por eso la Santa Escritura se refiere a este tema fundamental que Dios es uno. Pero atención. Este Dios es Dios trascendental. Puesto que crea el tiempo-cronos y cuando decimos mundo, nos referimos al espacio, lo que vemos. Pero atención, Dios no tiene ninguna relación con el tiempo ni con el espacio-cosmos, está fuera de estos. Por lo tanto, es transcendental, está más allá del mundo y el tiempo. Pero es tan bello el cosmos-mundo, tan potente y tan sabio, de modo que todos los científicos de todas las épocas, sobre todo hoy con los perfectísimos órganos, podemos ver interminables fines del universo; no existen fines interminables, existen sin existir. Ha llegado nuestro ojo a los 18 billones de años luz. Para que venga de aquella esquinita del universo la luz que corre trescientos millones de metros al segundo, o sea, que hace el circulo de la tierra siete veces y medio en un segundo. Tarda de venir de allí dieciocho mil millones de años. ¿Qué creen, es grande el universo? Insólitamente enorme. Entonces pues, vemos un universo terrible, potente, vemos la fuerza, potencia de Dios que desgraciadamente le insultamos y decimos que no existe. Ay de nosotros. Dudamos de la sabiduría, la potencia de Dios, si uno observa un poquito el universo quedará sorprendido y cuantos más estudios tenemos tanto más se ve la sabiduría de Dios. Pero también la agapi (amor increado) de Dios. Para que permanezcan los seres, para que permanezca su creación y no se pierda, qué ingenió el Dios en unas combinaciones maravillosas. Así pues, Dios hizo el cosmos-mundo, este el Dios uno que es trascendental, de potencia, sabiduría y agapi (amor). Mirad lo que dice: el Dios. Lo pone con artículo. ¿Porqué? Porque se trata de un Dios concreto. No simplemente, como dicen algunos hombres, un poder o fuerza superior hizo todo esto. ¿ Hombre, cuál es esta fuerza o poder superior? Cosas imprecisas, aguadas. No, no Dios sino el Dios. El artículo no sólo expresa un Dios concreto, sino que expresa algo más muy importante que es el Dios personal, persona. El Dios persona, personal que tiene conciencia de sí mismo. Porque la fuerza, la sabiduría y la agapi, cómo se podían expresar si el Dios no tuviera conciencia. Un Dios que nos abraza y nos da el derecho de abrazarle. Porque ha hecho sus creaciones, nosotros los humanos, personas. Y el Dios personal busca encontrarse con los humanos personas. La mayor felicidad dentro de la creación, el encuentro del hombre con el Dios. La persona del hombre con la persona de Dios. 34´

Así pues, “Dios creó el cielo y la tierra”. Aquí ahora tenemos una debilidad en la palabra hebrea. Mientras que en la lengua helénica hay una riqueza. Veis que no existe ninguna lengua humana perfecta. Los helenos escribirían: “El Dios creó el universo”, una palabra. Los hebreos escriben: “El Dios creó el cielo y la tierra” porque no existe una palabra en la filología hebrea que contenga las dos, el cielo y la tierra. Pero a pesar de la diferenciación al decirnos que el universo es el cielo y la tierra, esto tiene un valor y significado muy importante, porque atiende una tesis importante: que Dios es el creador del cielo y también de la tierra. Por lo tanto el dualismo desaparece. ¿Qué quiere decir dualismo? Pues, hasta hoy existen dualismos, creían los hombres y también Platón, la masonería que también es dual, la teosofía que es la teoría de la masonería es dual, es decir, que existe el dios bueno y el dios malo. Y se expresa como el dios de la luz y el dios de la materia, el dios de los espíritus y el dios de los cuerpos. Platón decía que el cuerpo es la cárcel de la psique (alma) y se liberarán las psiques del cuerpo y se marcharán e irán a unos lugares luminosos y bellos. No, el Dios es el Dios de los cuerpos y de los espíritus. El Dios es también del cielo y la tierra. No existe dios tierra, dios materia y dios espíritu, dios cielo. El Dios es uno.

Aquello que decimos que es malo, nos equivocamos. No existe mal en la materia. Perdonadme, ahora voy a bajar a un nivel muy bajo con un ejemplo. Aquello que comeré, irá al estomago y se hará una esencia muy fea, huele mal y después lo sacamos, es decir, los excrementos ¿son malos? ¿Estas cosas las ha hecho Dios? Pero ¿quién os ha dicho que esto es algo malo?. El sentido o concepto del mal sólo está en el pecado. Sólo en la apostasía y la infracción, no está el mal en la materia. A pesar de esto, los hombres colocaron el mal en la misma materia. No existe el mal dentro de la materia. El mal está en la preferencia del pecado o la libre voluntad del hombre. Hasta el matrimonio, los agnósticos lo consideraban un mal, lo escribe el apóstol Pablo: “Vendrá tiempo que os dirán no os caséis porque es sucia la boda o el matrimonio”.

Dónde está lo sucio del matrimonio, dónde está el pecado, en ninguna parte. Sólo en la infracción de los mandamientos de Dios, allí está el pecado. Veis, os lo dije que salen muchas cosas. Si aprendéis sobre estas cosas sólo las básicas, entonces solos podréis sacar conclusiones por lo que os ocurre en vuestras vidas.

Así pues, el mundo material y el espiritual son creaciones de Dios. La materia no es principio, fue creada. Dios crea también el mundo y el cielo. ¿Quién es el cielo? En la Santa Escritura tenemos tres expresiones sobre el cielo. Es el cielo meteorológico, el astral y el espiritual. Decimos, las nubes están en el cielo o los pájaros vuelan al cielo, es el cielo meteorológico. Decimos, el sol está en el cielo es el cielo astral. Decimos, el Dios está en el cielo, es el cielo espiritual. El Dios, pues, crea el cielo y la tierra. Y aquí acaba la primera fila, que nos habla sobre un Dios que es la causa creativa de todo. Las siguientes filas dos y tres, que veremos en la próxima homilía, la Santa Escritura nos indica que el Dios es trinitario. ¿Me diréis qué desde la segunda fila del Antiguo Testamento nos dice que el Dios es uno y trinitario? ¿Y se introduce el dogma de la Santa Trinidad que el Dios es uno y trinitario? Sí, pero lo veremos en la próxima homilía esto. ¡Es maravilloso esto! Siempre, claro está, con la luz del Nuevo Testamento.

La conclusión cuál es pues. Voy a recapitular lo pasado y lo de hoy. Primero, el cosmos-mundo tenía principio. Segundo, el mundo no es resultado del azar. Tercero, el mundo no es derrame o emanación de Dios, ni se identifica Dios con el mundo, ni es co-principiante con el mundo. Cuarto, el mundo se hizo de Dios, el Dios uno, no de muchos dioses. Quinto, Dios es trascendental, más allá y por encima de todos y todo. ¿Qué diríamos sobre el Dios? Aquello que dice un Padre de la Iglesia: Dios la bienaventurada fisis-naturaleza, la abundante bondad, el extremo posible, aquello que hace la psique humana solo en él descansar en ninguna otra cosa, la muy deseada belleza y bondad por las creaturas lógicas, el principio de los seres, la fuente de la vida, la luz espiritual, la inconcebible sabiduría. Este es el Dios que trajo el mundo, el Dios personal que nos ha hecho personas, como veremos en la antropología cristiana, para tener con nosotros que somos los pequeños, kinonía-comunión, conexión. Uno no tiene más que hacer sino alabar, glorificar y agradecer la sabiduría y la agapi de Dios. Amín.

Yérontas Atanasio Mitilineos

Traducido por: xX.jJ

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*