«

»

abr 03 2013

Tres capítulos sobre la oración, pureza y catarsis del corazón

article_1769

SAN GREGORIO PALAMAS Filokalia 4º tomo

1. Como lo divino es autobondad, compasión, misericordia verdadera y abismo de bondad, o más bien, incluye el mismo abismo, porque es por encima de cada nombre que decimos y cada cosa que entendemos, sólo con la unión con Él uno puede encontrar misericordia y compasión. Uno se une con Dios con la participación, a medida de lo posible, de las virtudes semejantes y la κοινωνία (kinonía comunión, unión y conexión) durante la oración hacía Dios con la súplica y la unión. Pero la κοινωνία (kinonía comunión, unión y conexión) a través las virtudes, a causa de la semejanza, hace al luchador receptor de lo divino, pero no le une con Él.

En cambio la fuerza y energía de la oración instruye e inicia la ascensión y la unión del hombre hacía Dios, porque es el enlace de las creaciones lógicas con el Creador, por supuesto, cuando la oración con el ardiente recogimiento y devoción haya superado pazos y loyismí. Porque el nus con pazos es imposible unirse con Dios. Así que el nus en este estado con pazos, mientras ora, no ha encontrado la misericordia de Dios. En cambio, mientras vaya superando los loyismí, a la vez tanto adquiere el luto, duelo (mezcla de dolor, pena y alegría); y a medida que consigue el luto, tanto adquiere a la vez también la misericordia (energía increada) de la divina consolación. Y si se queda tiempo en estos estados con humildad, entonces transforma, convierte enteramente también la parte pasional de la ψυχή (psijí, psique, alma, ánima).

2. Cuando lo uniforme o unitario del νούς (nus) se convierte trinitario, sin dejar de ser monada, (uno o una unidad uniforme), entonces se une con la primera divina Monada (Unidad) Trinitaria, impide y elimina la entrada del engaño y se hace superior del cuerpo, carne, del mundo y del dominador del mal de este mundo, el diablo. Y así el nus escapando y liberándose totalmente de las causas de estas interferencias, se encuentra dentro de sí mismo y con Dios y disfruta abundantemente el placer hidoní espiritual que emana de su interior mientras se encuentra en este estado.

Lo uniforme o unitario del nus se convierte en trinitario permaneciendo uno uniforme, con el giro de su nus hacía sí mismo y con el ascenso a Dios a través de sí mismo. El giro del nus hacia sí mismo es la propia vigilancia de sí mismo, en cambio su ascendencia a Dios se hace en principio con la oración, pero oración de forma compacta, aunque alguna vez se hace de forma más desarrollada que es más laboriosa. Ahora bien, si uno  permanece pacientemente en esta concentración del nus y en el ascenso a Dios, impidiendo enérgicamente, dinámicamente la tendencia de su διάνοια (diania, intelecto, mente, cerebro) en moverse y distraerse en muchas cosas, se aproxima a Dios noerá (mental y espiritualmente), consigue los inefables tesoros y saborea el siglo venidero, entonces con sentido noeró (espiritual) conoce que Kírios-Señor es bondadoso, tal como dice el Salmista: “Saboread y ver que Kírios es bondadoso Sal 33,9″.

El que uno pues, encuentre su nus trina, es decir, que sea solo él de sí mismo el vigilante, el vigilado y el orante durante la vigilancia, quizás no es tan difícil. Pero la larga y perseverante permanencia en esta situación que nacen los inefables tesoros confidenciales, es algo excepcionalmente difícil. Por supuesto el esfuerzo para cualquier otra virtud es pequeño y facilísimo, si se compara con este. Por eso muchos que han dejado el intento por la virtud oradora, a causa de esta fatiga no son capaces de llegar en la amplitud de los divinos carismas o dones (conocer como operan y se energizan las divinas energías increadas). Pero aquellos que persisten, les esperan manifestaciones más grandes de ayudas divinas que les sostienen, elevan, promocionan y empujan con placer hacía adelante, haciendo más llano el escabroso camino, poniéndoles en sus interiores la aptitud y destreza angelical que digamos, fortaleciendo nuestra fisis (naturaleza) humana a acercarse a lo sobrenatural, de acuerdo con el logos del Profeta: “Los que aguantan y tienen paciencia, sacarán alas y se renovarán sus fuerzas y energías”.

3. Νούς (nus) también se llama y es la energía del nus que se constituye de loyismí, pensamientos, ideas, nociones y conceptos. Nus igualmente es la dínamis (fuerza, potencia) que activa esas energías, que la Escritura llama kardía (corazón, el centro interior psicosomático). Es la principal de todas nuestras fuerzas interiores que convierte nuestra ψυχή (psijí, psique, alma) en lógica (razonable). La energía, pues, del nus, que se compone y coexiste con los loyismí, se ordena, regula y purifica fácilmente en los hombres que se ocupan detalladamente con la oración y sobre todo a la monológica (oración de Jesús). Pero la dínamis fuerza del nus que genera esta energía, no se puede katartizar (sanar, purificar y limpiar), sino se sanan también todas las demás fuerzas de la psique. Porque la psique es entidad multi-dinámica ο con muchas fuerzas.

Cuando pues, el mal se produce en su interior a causa de alguna de estas fuerzas se contamina, se infecta y se mancha la psique entera y participan en esta contaminación de una manera todas las fuerzas, porque la psique es uniforme o unificada. Entonces, si cada fuerza de la psique proporciona energía distinta, es posible una fuerza cualquiera sanarse provisionalmente después de una aplicación adecuada; pero esto no significa que la correspondiente fuerza de la psique está limpia, purificada. Porque mientras conecta con las otras puede más bien que sea manchada, impura en vez de sana, limpia y pura.

Porque aquel que con su esmero en la oración ha catartizado (sanado, limpiado) la energía del nus y en un grado se ha iluminado parcialmente o por la luz increada de la gnosis (conocimiento espiritual) o con un resplandor (destello) noeró (espiritual), si por ello se considera a sí mismo cazartizado-sanado, purificado, se autoengaña y por presumir con su  engreimiento abre una puerta grande para el diablo que siempre intenta confundirnos. Pero, si conociendo la contaminación, impureza de su corazón, no se enorgullece por aquella sanación, claridad y purgación parcial, entonces usando a ella como ayudante auxiliar, ve con más claridad la suciedad y contaminación del resto de sus fuerzas psíquicas y progresa con humildad, añade luto en el luto (pena-alegre) y descubre los remedios y la terapia adecuada para cada fuerza de su psique (alma).

Kazartiza (sana, limpia y purga), pues, las facultades dinámicas con la praxis (acción) su fuerza práctica, con la gnosis la fuerza gnóstica y con la oración la fuerza contemplativa, y con estas llega a la verdadera y estable καθαρότης (kazarotis, claridad, pureza, limpieza) de su corazón y de su nus. Esto no se puede conseguir nunca por nadie, sino es por el perfeccionamiento en la praxis, acción y perseverancia en el ejercicio y la zeoría (estudio y contemplación) y la oración contemplativa.

SAN GREGORIO PALAMAS Filokalia 4º tomo

 

1 comentario

  1. jose ignacio

    quisiera saber si ofrecen cursos sobre la filocalia. somos una comunidad católica monástica pero que ahonda en su fe a través de los escritos de estos santos padres de la ortodoxia, verdaderas luminarias de la de. Nuetsro monasterio está en Bogotá, Colombia.
    les agradecemos su pronta respuesta.
    Gracias en Nombre de Dios y de la Santa Virgen, Madre de la humanidad santificada.
    Fr. José Ignacio María de la Trinidad, HJR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies